Las pujas rozan los 1.300 millones

La subasta del móvil se anima..., aunque muy poco

Después de una semana en la que las ofertas de las operadoras han aumentado a paso de caracol, este viernes lo han hecho en 70 millones. No es mucho, pero es el récord semanal.

Las once operadoras que participan en la mayor subasta de espectro de móvil que se ha realizado en España mostraron un poco más de entusiasmo en la jornada de este viernes que en las precedentes.

La diferencia no es mucha, pero al cierre de las seis ronda que ha habido las ofertas rozaban los 1.300 millones de euros, lo que significa un aumento de 70 millones sobre el jueves, el mayor incremento en toda la semana.

Eso sí, los dos bloques importantes en la banda de 800 y de 900 MHz siguen desiertos y tampoco se ha cubierto ninguno más en el espectro en venta en 2,6 GHz. El resultado es que solo hay ofertas por 28 bloques, mientras que 30 siguen en blanco.

A la ligera subida del viernes ha contribuido la decisión del Ministerio de Industria de aumentar el requisito de pujas en la subasta. Una de las condiciones del proceso pasa por utilizar un porcentaje concreto de los derechos de oferta que tiene cada operador. Antes de iniciarse la subasta, las compañías presentaron avales por el precio mínimo de todos los bloques por los que tenían intención de ofertar y eso les dio unos determinados derechos que van utilizando conforme a su estrategia. Al principio, bastaba con usar el 60% de estos derechos, lo que significa que las operadoras podían guardarse el 40% restante para no enseñar sus cartas y dejar así aparentemente desiertos bloques por los que, en el fondo, tienen intención de pujar. Este porcentaje se elevó al 70% y este jueves se aumentó al 85%.

Movistar, Vodafone, Orange, Jazztel, Ono, Telecable, R, Euskaltel, Telecom Castilla-La Mancha, Opnatel de Navarra y COTA están participando en la subasta.