El acuerdo se cerrará en mayo

España aportará 5.000 de los 80.000 millones del rescate de Portugal

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha anunciado que a España le corresponderá avalar alrededor de 5.000 millones de euros de los 80.000 que contempla el rescate de Portugal.

"Nos puede corresponder en el entorno de una garantía de 5.000, pero son cifras muy preliminares porque no sabemos todavía si va ha haber países de fuera del euro que también van a hacer aportaciones", ha dicho la vicepresidenta tras la reunión de ministros de Economía de la UE en la que se perfiló el rescate de Portugal.

Salgado ha resaltado, asimismo, que "no es que tengamos que emitir deuda, lo que tenemos es que proporcionar garantías" y ha anunciado que el Gobierno comunicará al parlamento esta concesión de garantías.

Con todo, la aportación final de España dependerá de cómo se repartan los 80.000 millones entre la UE y el FMI, y de qué parte del dinero procede del fondo de 60.000 millones garantizados por el presupuesto comunitario y qué parte corresponde al mecanismo intergubernamental de 440.000 millones. España debe aportar el 12,8% de la parte de la ayuda que salga de mecanismo intergubernamental, ha explicado Salgado.

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, confirmaba esta mañana que el rescate de Portugal costará alrededor de 80.000 millones de euros y cubrirá un periodo de tres años. La asistencia financiera y el plan de ajuste que Lisboa deberá aplicar a cambio de la ayuda se empezarán a negociar "de inmediato" y se aprobarán a mediados de mayo, según han acordado los ministros de Economía de la UE en la reunión informal que celebran a las afueras de Budapest.

Los Veintisiete exigen que el plan de ajuste incluya un "ambicioso programa de privatizaciones" como parte del ajuste fiscal, así como reformas estructurales y medidas para estabilizar el sector financiero. El plan se negociará con el Gobierno en funciones y los principales partidos políticos para que se aplique gane quien gane los comicios del 5 de junio.

Estará listo para mediados de mayo

Los ministros ha encargado a la Comisión Europea que comience a negociar con Portugal el programa de consolidación fiscal que deberá acompañar al rescate del país. Una vez que se alcance un acuerdo sobre el plan de ajuste entre la Comisión y los partidos políticos portugueses, deberá ser aprobado por los ministros de Economía de la eurozona y de la UE, probablemente en su reunión del 16 de mayo. En ese momento se aprobará también el rescate de 80.000 millones.

"La ayuda europea se dará bajo estrictas condiciones negociadas con los principales partidos políticos" del país, ha explicado el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker. Las negociaciones comenzarán "inmediatamente" en colaboración con el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, que participará en el programa.

El plan de ajuste deberá ser más estricto que el que tumbó el Parlamento luso el pasado 23 de marzo, y que provocó la dimisión del primer ministro, José Sócrates, según ha dicho el ministro finlandés de Economía, Hyrki Katainen. "El plan debe ser realmente estricto porque de lo contrario no tiene sentido avalar el crédito de nadie", ha afirmado Katainen.

Por su parte, el ministro de Finanzas sueco, Anders Fog, ha acusado a Portugal de "políticas irresponsables". "Han perdido mucho tiempo con esta crisis política y ello ha provocado miles de pérdidas de empleos en Portugal y Europa porque es un problema que debió resolverse hace meses", ha insistido. Pese a las críticas, Fog no ha descartado que Suecia, que está fuera de la eurozona, dé un préstamo bilateral a Portugal como ya hizo con Irlanda, aunque ha dejado claro que ello dependerá del análisis de la Comisión, el Banco Central Europeo y el FMI sobre el estado de las finanzas portuguesas.

No hay riesgo de contagio

La tónica general entre autoridades públicas y mercados es que el riesgo de contagio se ha mitigado. El consejero delegado del fondo temporal de rescate de la zona euro (EFSF, según sus siglas en inglés), Klaus Regling, ha asegurado que el paso dado por Portugal ayudará a evitar el contagio a otros países de la eurozona, más concretamente, a España. "Los mercados han reaccionado muy positivamente a la petición de asistencia financiera de Portugal", ha afirmado Regling. "La visión predominante de los mercados" es que el rescate de las "tres economías más débiles de la zona euro" -Grecia, Irlanda y Portugal- contribuirá "a evitar un contagio más allá", ha añadido.

Para Regling, "esto afecta especialmente cuando miras la situación de España". Los mercados aprecian la "diferenciación" entre la deuda portuguesa y la española, y ha esgrimido como muestra el hecho de que los difereciales de los bonos de ambos países (rentabilidad exigida con respecto al bund alemán) hayan vivido trayectorias contrarias en las últimas semanas. El spread luso llegó a alcanzar los 530 puntos básicos, y la rentabilidad de sus títulos a 10 años tocaron cotas del 8,6%. Mientras que Epaña lleva por debajo de los 200 puntos desde hace casi tres semanas.

El director de EFSF ha declarado que los mercados entienden ahora "mucho mejor los fundamentos económicos de los distintos países de la zona del euro", por lo que los riesgos de un contagio son mucho menores que hace unos seis meses. "La deuda pública española tiene mercado", ha asegurado Regling.