COLUMNA

La brecha entre precios del petróleo

No todo el petróleo es igual. A pesar de los recientes titulares sobre el precio llegando a 100 dólares el barril, el oro negro es mucho más barato en EE UU. El precio del crudo Brent, el referencial del Mar del Norte, alcanzó recientemente una prima récord de 16 dólares sobre el West Texas Intermediate (WTI), su equivalente en EE UU. Restricciones en las existencias y la agitación en Oriente Próximo son parte de la culpa, al igual que los inversores que cambian de contrato.

Históricamente, los dos referenciales se han seguido bastante de cerca, con el WTI -que es de calidad ligeramente superior al Brent- comerciando a una pequeña prima. En los últimos años, sin embargo, la relación se ha vuelto más volátil. En 2008, el Brent cotizaba a un gran descuento frente al WTI, y luego cambió bruscamente a una prima grande. Varios factores explican la divergencia. El precio del WTI se basa en los suministros de Cushing, en Oklahoma, un centro petrolero sin litoral. La demanda estadounidense ha sido contenida, lo que lleva a una acumulación de inventarios. El exceso de oferta se agrava con el petróleo que fluye de Cushing a Canadá por el nuevo oleoducto Keystone.

Mientras tanto, el precio del Brent ha salido perjudicado por factores geopolíticos como los disturbios en Oriente Próximo. La disminución de la producción de petróleo en el Mar del Norte indica que al precio le afectan más fácilmente las interrupciones imprevistas de Nigeria y Angola. A diferencia del WTI, el Brent puede desplazarse con facilidad por vía marítima, por lo que el exceso de petróleo se puede cambiar a medida que cambian las condiciones.

Según los vendedores de contratos de futuros, los inversores -incluidos los fondos indexados- están cambiando progresivamente a contratos de Brent. En el caso del WTI, los precios futuros del petróleo son significativamente mayores que el precio actual. Eso perjudica a la rentabilidad de los inversores de materias primas, que cada mes tienen que refinanciar sus contratos hacia posiciones que venzan a más largo plazo.

El contrato del WTI sigue siendo el mayor contrato de petróleo y el más líquido, de acuerdo con la Bolsa Mercantil de Chicago. Si se recuperan las existencias de Nigeria y se calma el nerviosismo en Oriente Próximo, la diferencia con el Brent se estrecharía. En el plazo medio, Cushing llegará a estar mejor conectado a la costa del Golfo de EE UU con oleoductos adicionales y con más transporte en tren. Por ahora, vale la pena recordar que no todo el mundo está pagando el petróleo a 100 dólares el barril.

Por Fiona Maharg-Bravo