TRIBUNA

Próximos motores de crecimiento en los BRIC

Muchos actores del mercado siguen creyendo que las exportaciones y las tendencias de las materias primas son los motores de las economías BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Sin embargo, nosotros opinamos que la demanda interna, las políticas presupuestarias, los planes de infraestructuras y el aumento de la productividad ya han empezado a impulsar la próxima fase de crecimiento.

Brasil

Mucha gente considera que la clave del éxito de Brasil reside en sus materias primas, ya que estas representan más del 40% de sus exportaciones. Sin embargo, las exportaciones representan menos del 10% del PIB brasileño, lo que implica que las exportaciones de materias primas suponen menos del 5% del PIB.

Uno de los motores principales del crecimiento de Brasil es el consumo interno, ya que los salarios y los préstamos a particulares han crecido a mayor velocidad que las exportaciones de materias primas, lo que ha llevado a que más de la mitad de la población pase a formar parte de la clase media. El aumento de los sueldos y la urbanización están, a su vez, desembocando en un aumento de la demanda de consumo.

El segundo motor de crecimiento es la inversión en infraestructuras, procedente principalmente de grandes programas gubernamentales en vigor desde 2007. Entre 2007 y 2014 se invertirán más de 860.000 millones de dólares en infraestructuras, lo que incluye los preparativos para el Mundial de fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Rusia

Mucha gente piensa que invertir en Rusia necesariamente implica invertir en petróleo. Si bien es cierto que en torno al 60% de las exportaciones del país proceden del petróleo, esperamos que la demanda de sus recursos naturales, combinada con la competitividad de sus empresas, impulse la urbanización del país así como una esperada mejora de sus infraestructuras.

En los próximos 20 años, es probable que se construyan vías férreas y nuevas ciudades en lugares como Siberia, y que asistamos a un nivel de desarrollo que ni Rusia ni la Unión Soviética experimentaban desde la década de los cincuenta o sesenta. Además, creemos que esta expansión económica movilizará el mercado de consumo ruso. Rusia cuenta con el PIB per cápita más alto de los BRIC y representa el mercado de consumo más grande de Europa.

India

El enorme crecimiento de la Bolsa india refleja la transformación de la economía del país desde 1991, año en que las reformas abrieron su economía al comercio exterior y en que comenzó a producirse la privatización de muchos sectores. El crecimiento de la India también ha sido muy rentable, y existen varias razones por las que la rentabilidad de las acciones de empresas indias está entre las más altas del mundo.

En primer lugar, las familias fundadoras y sus descendientes siguen siendo propietarios de la mitad de las empresas cotizadas, por lo que cabe esperar que administren ese capital con sumo cuidado para elevar sus rentabilidades al máximo. En segundo lugar, el sector de las tecnologías de la información en la India es muy eficiente en el uso del capital, ya que se compone principalmente de empresas de software y de servicios que tienden a contar con unos márgenes de beneficios más altos y mayor rentabilidad que las empresas de hardware.

Por último, la privatización de sectores como el de la generación de electricidad ha dado lugar a grandes rentabilidades sobre el capital, ya que estos se benefician de la construcción paralela de infraestructuras.

China

La gente piensa en China como el mayor exportador del mundo, pero lo que más nos ilusiona es que la mayor oportunidad de inversión en este país está en su demanda interna. Su alta tasa de urbanización, del 45%, es un inmenso motor para la demanda de todo tipo de bienes y servicios, desde aparatos de aire acondicionado hasta inodoros.

La renta disponible es un factor importante a la hora de generar demanda, y creemos que el punto de inflexión está por encima de los 3.000 dólares de PIB per cápita. Actualmente, en torno a un 50% de los 1.300 millones de habitantes de China se encuentra en esa categoría y creemos que ese número crecerá hasta cerca del 80% en las próximas décadas. Asimismo, algunas ciudades del interior, como Chong Ching, tienen un crecimiento económico entre un 30% y un 50% más alto que el de Pekín o Shanghái y están muy cerca de rebasar ese umbral de renta.

Kathryn Koch. Responsable de carteras de clientes de Goldman Sachs Asset Management