Indicador

EE UU crea 151.000 empleos netos pero mantiene el paro en el 9,6%

En la misma semana en la que la Fed usó palabras para explicar su preocupación por la falta de dinamismo del mercado labora y acciones contundentes y poco ortodoxas para tratar de remediarlo, el departamento de Trabajo ha constatado señales de vida en el empleo. De hecho, la economía de EE UU ha creado 151.000 empleos netos en octubre, una cifra positiva por primera vez desde mayo y que está muy por encima de las previsiones de unos analistas que contaban con que el mejor escenario fuera de 80.000 puestos nuevos. Con todo, el paro se mantiene, tozudamente en el 9,6%.

El informe que acaba de hacer público Trabajo revela que las empresas privadas crearon 159.000 empleos pero el sector público siguió destruyendo puestos de trabajo, en este caso 8.000. Es un dato positivo que permite pensar que el sector privado está empezando a recoger el testigo de la recuperación económica que está cediéndole el público. En mayo, la mayor parte de los puestos creados fueron públicos, con contrataciones temporales para elaborar el censo que se hace cada 10 años. Estas contrataciones y los despidos que se han sucedido han distorsionado en cierta medida las cifras de empleo.

Y aunque la creación de empleo sea insuficiente para reducir la tasa de paro, la tendencia que se podría abrir con este informe sigue arrojando datos positivos.

Para empezar las cifras revisadas de meses anteriores han sido menos malas de lo inicialmente calculado. En agosto se perdieron 41.000 puestos de trabajo en vez de los 95.000 contabilizados y en agosto fueron 1.000 en vez de 57.000.

La tasa de infraempleo, que contabiliza a parados y personas que trabajan a tiempo parcial por que no tienen otra opción ha pasado del 17,1% al 17%.

La jornada semanal de trabajo ha pasado de 34.2 horas a 34.3 en octubre lo que es una buena noticia porque eso indica que en el futuro puede haber necesidad de más trabajos para más personas que puedan cubrir más horas. Además eso obliga a una consiguiente subida de salario.