Guerra en los tribunales

HP y Oracle no comparten el amor por Mark Hurd

Se abre una batalla judicial por secretos sobre altas tecnologías

Lo que empezó como un culebrón este agosto, cuando el entonces presidente de HP, Mark Hurd, fue acusado de escándalo sexual y obligado a dimitir de su cargo por violar el código de conducta de su compañía, tiene todos los visos de convertirse en una gran batalla judicial. Una guerra en los tribunales, que enfrentará nada menos que a dos de los principales gigantes tecnológicos, Oracle y HP. Dos viejos socios del Silicon Valley, que se han transformado en poco tiempo en serios rivales en el negocio del software y el hardware.

En el trasfondo del caso están los secretos profesionales y la información confidencial. HP no quiere a Hurd como copresidente de Oracle, así que nada más ficharle el gigante de las bases de datos, le demandó. La compañía defiende en su demanda que en su nuevo cargo "Hurd estará en una posición en la que no puede ejercer sus funciones para Oracle sin utilizar secretos comerciales e información confidencial de HP", así que pide que los tribunales le impidan unirse a la compañía de Larry Ellison.

HP compite con Oracle por los grandes clientes, tanto en software como en servidores, después de que Ellison comprara Sun Microsystems. Así que a HP no le queda ninguna duda de que si Hurd se une a su rival, Oracle conocerá bien sus debilidades y las aprovechará comercialmente.

HEWLETT-PACKARD 16,96 -0,47%

Aunque a primera vista parece lógica la petición de HP, porque, como explica el Washington Post, Hurd cobró millones de dólares en efectivo, acciones y opciones por sus cinco años como consejero delegado, con la condición de que protegería los secretos tecnológicos y de negocios de HP (incluso aún cuando dejara la compañía), los expertos en propiedad intelectual no lo tienen tan claro y advierten que HP no tendrá fácil para ganar.

También Ellison, amigo de Hurd, ha emprendido su propia guerra dialéctica y tras tildar de "vengativa" la denuncia, asegura que el consejo de HP está actuando con gran desprecio hacia clientes, accionistas y empleados. Y, por si fuera poco, varios informes han mejorado el guión de este culebrón. Aseguran que Hurd, adorado en Wall Street por impulsar la acción de HP durante su mandato, no era muy popular en Silicon Valley por los recortes que aplicó en HP, especialmente en I+D.

Harán falta hechos probados

Mientras HP ha pedido a los tribunales que suspendan cautelarmente la incorporación de Hurd a Oracle, la publicación Recorder recuerda en EE UU que los tribunales de California han rechazado este tipo de peticiones en anteriores ocasiones. "Para tener un caso sólido, HP deberá probar que Hurd actuó haciendo algo equivocado y que ha revelado secretos comerciales, no sólo decir que podría hacerlo", afirmó Tyler Paetkau, de la firma de abogados Hartnett, Smith & Associates.

Algo parecido ha dicho David Burtt, empleado del bufete Ongaro Burtt & Louderback de San Francisco: "Sin una evidencia clara, no es probable que el tribunal acepte la petición de HP de que se impida a Hurd trabajar en Oracle". Pero HP no está dispuesta a tirar la toalla y recuerda que Hurd firmó un contrato por el que no trabajaría o sería consultor de una empresa rival de HP durante un periodo de 12 meses después de dejar la compañía. Lo que parece claro es que el mayor fabricante de PC del mundo tendrá que preparar bien su defensa si no quiere ver cómo uno de sus rivales se vale de sus planes de negocio hasta 2011.