Carlos Navarro. Vicepresidente de la Asociación Empresarial Fotovoltaica (AEF)

"Las renovables abaratan el precio mayorista de la luz"

Considera que no se está valorando la reducción de costes de la solar en la futura nueva norma

Ante la nueva regulación para las energías renovables que se negocia y debate estos días, Carlos Navarro, vicepresidente de la Asociación Empresarial Fotovoltaica (AEF) y presidente de la valenciana Siliken, se queja, en declaraciones a Cinco Días, del "desconocimiento" sobre el negocio y el sector fotovoltaico que se desprende de las negociaciones con el Ministerio de Industria. "Es necesario que exista de una vez por todas un equipo con un conocimiento profundo que vaya más allá de la anécdota y el bulo", afirma.

Según Navarro, en el documento de trabajo que el ministerio presentó para la negociación, se señala que los costes de la energía solar fotovoltaica se equipararán a lo que pagan los consumidores (grid parity) en 2012 y alcanzará los precios de generación de electricidad en el mercado (pool parity) en 2015. "Incluso será más barata que la eólica en 2017, según ese estudio", afirma.

Navarro refleja la opinión de la AEF al valorar que "sólo en 2009, el mayor peso de las renovables en el mix eléctrico español ha permitido abaratar en un 20% el precio mayorista de la luz. Es una rebaja tan sustancial que permite compensar las tarifas recibidas y todavía generó un ahorro final de unos 5.500 millones". Además, "aún no hemos completado la curva de aprendizaje. Esto supone que cada vez que se duplica el mercado fotovoltaico instalado, los precios se rebajan un 20%", asegura. Por tanto, "¿por qué tenemos la sensación de que el ministerio quiere hundir al sector?", comenta. "Pienso que Industria nos está mandando un ultimátum", afirma.

Valora que todo el régimen de retribución eléctrico ha de cambiar

"El único discurso que encontramos es que los precios son altos y que hay que tomar medidas, porque no se puede subir el recibo de la luz. Es una actitud negativa. Siempre entramos en la acusación de que nos hemos forrado. Nosotros somos los administrados y los perjudicados porque la culpable de esta explosión ha sido la regulación, que no fijaba un escenario más allá de septiembre de 2008 y generó un efecto llamada. Nos culpabilizan de unos hechos que ha causado la legislación", denuncia Carlos Navarro.

El vicepresidente de AEF asume que "es cierto que esos ahorros en el coste del pool no se han trasladado al recibo de la luz". "La principal razón es el déficit tarifario", un sistema "aberrante", para él. Añade que "es injusto que los consumidores del futuro paguen una deuda generada hoy por la producción de energía. Pero lo peor es que hay muchos objetivos en el debate, pero ninguno implica acabar con este sistema".

Según su criterio y el de la patronal a la que representa, "la irrupción de las fuentes de generación limpia ha ayudado a que el precio del pool baje, lo que a su vez atenúa el crecimiento de esta deuda, un efecto beneficioso que ha sido especialmente nítido en 2009". "Lejos de haber producido el problema del déficit tarifario, las renovables en general, y la fotovoltaica en particular, pueden y deben ayudar a solucionarlo", afirma.

Navarro es partidario de ampliar el debate al estricto recorte de las primas de las tecnologías limpias. En su opinión, "se hace necesaria una revisión completa del sistema de retribución eléctrico". El directivo entiende que hay otras tecnologías como la energía nuclear o la hidráulica que "deberían salir del pool eléctrico y cobrar una prima diferenciada".

Asegura, basándose en informes de la Comisión Nacional de la Energía de mayo de 2008, que estas tecnologías reciben un exceso de retribución al estar afectas a este sistema "porque producen en horas más caras y reciben ese precio, cuando no tienen el impacto de los costes variables de los combustibles. Fue para absorber estos costes cambiantes que se creó el pool", indica. Hay que evitar "agravios comparativos", concluye.

"La retroactividad no es aceptable"

Carlos Navarro rechaza de plano, en línea con la opinión de todas las patronales de las energías renovables, la posibilidad de que las retribuciones puedan ser rebajadas también para las instalaciones ya en funcionamiento. "Ahora, cediendo a las presiones del lobby eléctrico, el Ministerio pretende hacer una modificación sustancial de las condiciones legalmente establecidas para la realización de las inversiones, algo contrario al Estado de Derecho, que atenta directamente contra el principio de seguridad jurídica constitucionalmente reconocido". "Esta posibilidad de retroactividad no es aceptable y genera espanto en toda la comunidad financiera", asegura.

"La gravedad de una medida semejante trasciende al sector fotovoltaico. La inseguridad jurídica generada puede hacer que, en adelante, ningún inversor se plantee invertir ni en renovables ni en ningún otro sector español regulado. Cuanto más urgente es para la economía española captar recursos de inversión y crear empleo, las insinuaciones del Ministerio sobre cambios regulatorios ya han parado varias operaciones en renovables, enfriado el interés de los inversores y, sin duda, contribuyen a incrementar la percepción del riesgo de nuestro país", denuncia.

Navarro explica que la mera insinuación de retroactividad implica desconocer que "las plantas fotovoltaicas reciben ahora una rentabilidad del 7%. Se vendieron a inversores en función de esa tasa". "Este debate sólo sirve para desenfocar la negociación", valora.

El directivo estima aún así, que no es positivo que la negociación se alargue más allá de julio, fecha en la que previsiblemente estaría listo el marco regulatorio. "No podemos incrementar la incertidumbre durante más tiempo porque el mercado sigue parado", señala.