Entre enero y abril

Los créditos del ICO para capital circulante crecen un 44%

Tres de cada diez euros que prestó el ICO a las empresas en los cuatro primeros meses de 2010 se destinaron al pago de circulante. Pymes y autónomos solicitaron para este concepto 1.780 millones, lo que supone un alza del 44,3% respecto al anterior ejercicio.

El crecimiento de los impagos y la restricción de crédito ha obligado a la mayoría de pymes y autónomos a pasar por la ventanilla del ICO para conseguir financiación. Así se constata en el primer balance hecho público por el Instituto, correspondiente a los cuatro primeros meses, en el que se aprecia un fuerte aumento de las peticiones de fondos para costear capital circulante.

Entre enero y abril, pymes y autónomos recibieron 1.780 millones de euros para este concepto, lo que supone un incremento del 44,3% en tasa interanual y el 30% del total de los fondos concedidos este año. Esta línea, dotada con 12.000 millones de euros, ofrece préstamos de hasta 2 millones de euros para autónomos y empresas de menos de 50 trabajadores y eleva la dotación hasta los 50 millones de euros para aquellas que tengan más de 50 empleados.

Pese al impulso de la línea liquidez, la que más volumen de créditos aprobó fue la línea ICO-Inversión, con préstamos por valor de 2.073 millones de euros, lo que representó un incremento del 10,9% respecto al anterior ejercicio. Las empresas también se han decidido a pedir fondos de la línea FuturE (136 millones) y del Fondo de Economía Sostenible (666 millones). En total, el ICO ha desembolsado 4.536 millones, lo que supone un 3,5% más en tasa interanual A esa cifra hay que sumarle 1.382 millones destinados a programa de financiación directa a grandes compañías, en el que el ICO asume todo el riesgo de la operación.

Por otra parte, el índice de confianza del consumidor aumentó en 5,5 puntos en abril, rompiendo una racha a la baja de cuatro meses.

Díaz Ferrán reza por los empresarios

El máximo representante de los empresarios de España, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, se encomendó ayer a Santiago Apóstol. Le rezó pidiendo ayuda "para todo" su colectivo. "Yo soy uno más", apuntó tras asistir a la tradicional misa del peregrino en la catedral de Compostela.

"Que nuestro grano de trigo germine y podamos aliviar la situación de tantas familias que se encuentran en dificultades", pidió. "En momentos de crisis como el que atraviesa España, nos ayudes a poner nuestros talentos al servicio de los parados, de los jóvenes que no pueden acceder a un empleo y de los empresarios que han sufrido el cierre de sus empresas, de los que no regatean esfuerzos para mantenerlas, de aquellos que lo han perdido todo", añadió.

Las plegarias de Díaz Ferrán llegan en un momento en el que sus acuciantes problemas empresariales -la quiebra de Air Comet, el cierre de la aseguradora Mercurio, y la precaria situación de su gigante turístico, Marsans- han llevado a parte de la CEOE a poner en duda su representatividad como patrón de patronos. "Le pido al apóstol con humildad, soy muy creyente", concluyó ante la prensa, informa Efe.