Mobile World Congress

La eclosión del internet móvil demanda la red de nueva generación

Los problemas de conectividad por el aumento del tráfico de datos pueden acelerar la llegada de la tecnología LTE, una de las estrellas del MWC

La eclosión del internet móvil demanda la red de nueva generación
La eclosión del internet móvil demanda la red de nueva generación

Durante el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, que cerró ayer sus puertas, LG, que estaba a pocos metros de la feria, tuvo problemas para mostrar en sus presentaciones algunas de sus novedades a causa de la falta de cobertura 3G. También en la presentación del nuevo Windows Mobile 7 Series de Microsoft, la señal de 3G desapareció de buena parte del hotel Catalonia Plaza, situado en la Plaza de España de la ciudad condal.

¿Por qué se pudo producir este problema de conectividad en una feria dedicada, precisamente, a las telecomunicaciones? En el sector se comentaba que la causa era el fuerte tráfico de datos a través de las redes móviles en una zona como la de Montjuic, donde se celebró la feria, motivada en buena medida por la presencia de usuarios de gran consumo que cuentan en su equipaje con netbooks y smartphones.

La cuestión es si esta situación se puede dar en una mayor escala en el futuro por culpa del aumento del uso de los móviles para acceder a la red. En un artículo de la revista oficial del MWC titulado "Como sobrevivir al Tsunami de los datos móviles", el consejero delegado de Openwave, Ken Denman, advirtió que "el reloj sigue en marcha y los operadores necesitan soluciones prácticas. Hemos visto que la capacidad de la red está llegando al límite en los picos de aumento del tráfico de datos, que cada vez ocupan más horas del día. Desafortunadamente para los operadores y los usuarios, veremos probablemente más cortes en la red en un futuro próximo".

Operadoras y fabricantes respaldaron una iniciativa para lanzar los nuevos servicios de LTE

Así, por ejemplo, en países como Sudáfrica se han producido situaciones en las que la red casi ha colapsado y el miedo provocado entre los operadores ha llevado a éstos a elevar las partidas para nuevas infraestructuras. "Si la red se cayera durante el Mundial de fútbol de este verano, sería un desastre para el país", dicen fuentes del sector. Pero esta falta de conectividad ocurre también con frecuencia en el mismísimo Manhattan.

Y es que las previsiones son de imparable crecimiento. Cisco Systems calcula que el tráfico de internet va a aumentar a un ritmo del 108% anual entre 2009 y 2014, y apunta que en este último año habrá 5.000 millones de dispositivos móviles conectados a la red inalámbrica, además de las miles de conexiones máquina a máquina (M2M), que poco a poco se están extendiendo por el mundo al calor, por ejemplo, de los proyectos de smartcities. Asimismo, el gigante de las redes señala que el 66% de ese tráfico será absorbido por los contenidos de vídeo. Sin duda un reto para operadores y fabricantes.

Inversiones frenadas en 2009

En una charla previa a la celebración del MWC, Antonio Gómez Moliner, responsable para el Sur de Europa de la empresa de equipos de redes Ciena, explicó a CincoDías que en zonas como el Viejo Continente, las inversiones en nuevas infraestructuras por parte de las operadoras cayeron un 30% durante el pasado año, mientras que el tráfico de internet no ha dejado de crecer.

De cara a 2010, el directivo cree que las operadoras van a tener que volver a invertir y llevar a cabo buena parte de la actividad de impulso de las redes de nueva generación (NGN) que no hicieron en 2009. "No pueden parar", advierte Gómez Moliner, quien calcula que las operadoras tienen desplegadas sus redes NGN en un 40%. "Dispositivos como el iPhone o el futuro iPad nos hacen un favor a los fabricantes porque provocan un fuerte aumento de la demanda de ancho de banda, pero no son tan buenas para los operadores porque les obliga a hacer más inversiones, especialmente en segmentos como la infraestructura para la conexión entre las antenas y la red fija", señala.

Ante esta situación, las compañías del sector parecen conscientes de que hay que dar un impulso a estas actividades. Y prueba de ello ha sido la casi omnipresencia de la tecnología 4G, especialmente del Long-Term Evolution (LTE), en los stands del MWC de Barcelona. Motorola, Telefónica, Huawei, Tellabs, ADC, Kyocera, Qualcomm, Alcatel-Lucent... todas hablaban abiertamente del LTE, una tecnología que puede llegar a ofrecer velocidades de acceso a la red de en torno a 100 megas de subida y 50 de bajada, según coinciden diversos actores del sector.

En este contexto, la GSM Association, organizadora del evento barcelonés, anunció el martes una iniciativa para la implantación de los servicios de voz y SMS sobre las redes de LTE. En definitiva, para acelerar la plena estandarización. Un proyecto al que se han sumado 40 grandes operadoras entre las que figuran AT&T, China Mobile, Telefónica, Vodafone, Orange, Verizon y NTT DoCoMo, y fabricantes como Alcatel-Lucent, Ericsson, Nokia, Nokia Siemens Networks, Qualcomm, Samsung, Huawei, LG, Sony Ericsson y Motorola.

Esta iniciativa global coincide con los desarrollos particulares de cada uno de los actores del sector, que ya han empezado a sacar de los laboratorios sus distintos avances en LTE. Ese es el caso de Telefónica, según explica Eduardo Méndez, responsable de Tecnología de Cloud Computing y Servicios Globales de la operadora, quien indicó en la feria que la compañía ha iniciado un piloto pre-comercial en varios países en el que se han alcanzado velocidades de hasta 72 megas. El directivo apunta que, como suele suceder con la introducción de una nueva tecnología, siempre llegan primero los equipos de redes y después los terminales.

De todas maneras, hay ya movimientos en todos los ámbitos, tal y como se ha podido constatar con las novedades presentadas en el MWC. Sin ir más lejos, Samsung mostró su primer netbook con LTE, el N150, que lleva el chip Kalmia, diseñado para acceder a esta tecnología y desarrollado por la propia empresa surcoreana.

Pugnas entre compañías

A su vez, la china Huawei anunció el lanzamiento de su módem E398, según la empresa, el primero del mundo que es compatible con el LTE, el UMTS y el GSM. Parece que Huawei y Samsung han pugnado en la feria por ser la primera empresa del mundo en anunciar el primer dispositivo LTE. No serán las únicas, porque la actividad va a acelerarse en los próximos meses.

Dentro del ámbito de las redes, Alcatel-Lucent ha anunciado en los últimos días diversos acuerdos con operadoras como AT&T, Orange y Telefónica. En este último caso, el grupo francés explicó que realizó con éxito las primeras llamadas con LTE en las pruebas que la operadora española está haciendo en Latinoamérica.

Lo cierto es que las redes con esta nueva tecnología ya han empezado a dar sus primeros pasos. TeliaSonera estrenó en diciembre su primera red comercial con LTE en Estocolmo y Oslo. Las previsiones para 2010 apuntan a que Verizon Wireless y NTT DoCoMo lanzarán estos servicios en EE UU y Japón, respectivamente, mientras que China Telecom hará lo propio para 2011. No obstante, el calendario podría acelerarse en función de las necesidades de la compañía para cubrir un hipotético acelerón en el crecimiento de la demanda de estos servicios.

Ahora bien, uno de los obstáculos que debe superar esta tecnología es la asignación de espectro y licencias para la explotación comercial. Aquí hay una doble visión. Por un lado, los expertos que creen que las licencias se deben adjudicar cuanto antes para acelerar la actividad. Por otro, están quienes creen que este tipo de concesiones no deben adelantarse y concederse antes de que la tecnología esté disponible para una correcta explotación comercial.

En este punto, diversas compañías del sector quieren frenar la euforia sobre la llegada de esta tecnología y apuntan que su funcionamiento pleno no llegará antes de tres años. Eso sí, tal y como han manifestados en el MWC de Barcelona, casi todas coinciden en que el LTE será una infraestructura clave para el sostenimiento de todo el negocio vinculado al tráfico de datos y aplicaciones a través de las redes móviles.

Dual Carrier, la próxima estación del cambio

Hasta la llegada del LTE, las operadoras apuntan que todavía se puede sacar mucho partido de las redes de 3G. Especialmente gracias a las nuevas modalidades como el HSPA+ Dual Carrier, que puede llegar a alcanzar velocidades de descarga de hasta 42 megas (algunos expertos no descartan que se acaben alcanzando velocidades mayores).

En el MWC de Barcelona, la australiana Telstra anunció que desplegará la primera red del mundo con tecnología Dual Carrier, con el respaldo de Ericsson y Qualcomm (esta última hizo varias demostraciones en la feria).

Y Telstra no será la única porque las operadoras van a tratar de amortizar al máximo las inversiones realizadas en la expansión de las redes 3G. Por ejemplo, Vodafone también planea extender esta tecnología en su red en España.

Aquí, algunos expertos recuerdan que hay unas diferencias tecnológicas entre la 3G y el LTE. Una de ellas es que la primera todavía está basada en la conmutación de circuitos mientras que su sucesora se basa solo en paquetes IP. Una situación que supondrá para las operadoras un esfuerzo notable en la migración de sus redes.

Samsung, Huawei y el LTE

Novedad: Samsung presentó en Barcelona el netbook N150, el primero con LTE, y defendió que esta tecnología "permitirá disponer de conectividad en cualquier lugar, siempre con altas velocidades y bajas latencias". Huawei respondió poco después con el lanzamiento del E398, el primer módem LTE compatible con estándares UMTS y GSM.