Petróleo

El Brent cae un 0,53% y cierra en 72,51 dólares

El precio del barril de Brent cayó hoy en Londres un 0,53 por ciento y se sitúo en 72,51 dólares, arrastrado por los planes del Gobierno chino de enfriar su expansión económica y por las declaraciones de un asesor saudí que advirtió hoy de que EE UU tiene la intención de recortar sus importaciones de crudo.

El barril de petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, para entrega en abril acabó hoy en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) en 72,52 dólares, 39 centavos menos que al término de la sesión anterior, cuando cerró en 72,90.

El precio máximo negociado fue de 73,15 dólares por barril y el mínimo de 72,29 dólares.

El Gobierno de China, país que es el segundo consumidor de petróleo del mundo tras EEUU, ha ordenado a los bancos del país asiático aumentar su ratio de reservas de depósitos hasta los 50 puntos básicos por segunda vez en el último mes, lo que indica un crecimiento económico más lento y una menor demanda de energía.

El objetivo de Pekín es evitar que se produzca una burbuja en el mercado de activos y frenar la inflación, un año después de inundar la economía con dinero para aplacar los efectos de la crisis.

En el ánimo de los inversores influyeron también las declaraciones del asesor gubernamental saudí Mohammad al-Sabban, quien manifestó que la política de impulso de la administración de Barack Obama a la energía nuclear supondrá un recorte de las compras de petróleo por parte de EEUU, el primer mercado del mundo.

Esta declaraciones se conocieron un día después de que el ministro argelino de Energía, Chakib Khelil, diera a entender que no descarta una reducción de los niveles de producción de crudo por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

En una declaración a la prensa en Argel, Khelil señaló que todas las opciones permanecen abiertas ante la reunión del cártel del próximo mes de marzo en Viena y precisó que los miembros del mismo deberán alcanzar un acuerdo.

El ministro argelino consideró que es muy probable que haya consenso con este propósito, sobre todo después de recordar que el último informe de la OPEP había previsto una caída de la demanda mundial de petróleo.