La 'teleco' afirma que tendrá éxito en cuestión de días

Ono no logra refinanciar su deuda en el plazo previsto

La renegociación de la deuda de Ono está tomando más tiempo del previsto. Cuando anunció el inicio del proceso, la operadora fijó en la semana que acaba de terminar el límite para recibir las aceptaciones de los bancos. El plazo ha finalizado sin que Ono haya conseguido el respaldo financiero. La teleco asegura que no era un límite fijo y que logrará la refinanciación en cuestión de días.

Ono presentó su plan de refinanciación de deuda el pasado 13 de enero. La compañía tiene un crédito sindicado de 3.600 millones de euros generado en su mayor parte para comprar los activos de cable de Auna y ahora la operadora necesita renegociar parte de él para retrasar los pagos hasta que tenga fondos suficientes para asumirlos. La propuesta se presentó formalmente ante los bancos acreedores, cerca de 80, el 19 de ese mes, con un calendario en el que se fijaba la semana del día 8 de febrero como fecha límite para recibir las adhesiones de las entidades financieras a la oferta.

Este esquema daba casi cuatro semanas a los bancos para estudiar las nuevas condiciones y definir su postura. Pero el plazo ha concluido sin que Ono haya conseguido las aceptaciones, según aseguran a la agencia financiera Bloomberg tres personas involucradas en las negociaciones.

Ono reconoce que la información es cierta, pero asegura que el plazo no es determinante ni había una fecha límite. Según un portavoz, las negociaciones se están desarrollando de forma positiva y se espera que haya buenas noticias en cuestión de días. La compañía apela a la complejidad de las conversaciones, con reuniones individuales con casi 80 bancos, para justificar el retraso.

En cualquier caso, Ono confía en que la renegociación será un éxito, sobre todo porque las condiciones de la deuda fueron mejoradas precisamente para convencer a los bancos de las bondades de la refinanciación. Todo ello, para diferir los pagos de este año, de 2011 y 2012, y llevarlos a 2013.

Otra de las razones que llevan a Ono a estar convencida del éxito de su propuesta es que la negociación comenzó con un 44% de los bancos acreedores ya dispuestos a apoyarla. Las fuentes consultadas por Bloomberg señalan que se han conseguido más aceptaciones desde que se inició el proceso.

Para convencer al resto, Ono sigue contando con los dos aspectos clave en los que centró su propuesta. Por una parte, el cableoperador mejoró las condiciones de pago de intereses a los bancos, que incrementarán 125 puntos básicos su margen en las cantidades diferidas, y también les ofreció una comisión de 100 puntos básicos por avenirse a la refinanciación. Por otra, Ono prometió que los actuales accionistas inyectarían 125 millones de forma inmediata en la compañía y guardarán otros 75 millones condicionados a que se cumplan determinados supuestos.

Ono ya ha refinanciado su deuda en otras ocasiones y ha conseguido el apoyo de los bancos. Sin embargo, el entorno financiero actual dista mucho de ser el que se encontró la última vez que se reunió con sus acreedores.

Reducir costes para ganar rentabilidad

La estrategia financiera de Ono se ha centrado en reducir costes al máximo, sobre todo las inversiones, para extremar la rentabilidad del operador de cable.

Los resultados que ha ido publicando este año la compañía demuestran que el propósito se ha conseguido. En el acumulado de los nueve primeros meses, los beneficios han crecido un 145%, aunque el crecimiento es inexistente, ya que los ingresos han caído un 5%. Eso sí, los beneficios siguen siendo insuficientes para repagar la deuda.