Bilal Hafeez. Director global de estrategia de divisas de Deutsche Bank

"El verdadero riesgo para el euro este año es España"

Hafeez no descarta que la debilidad de la divisa persista y prevé que concluya el año cerca de 1,35 dólares

Bilal Hafeez, director global de estrategia de Deutsche Bank, estuvo en Madrid antes de que el mercado empezara a centrar su atención en la vulnerabilidad de España. Durante la entrevista, hace más de una semana, ya predijo que la presión sobre el euro persistiría y reconoció que España es la verdadera amenaza para su evolución.

¿Qué opina de la evolución reciente del euro? ¿Cree que el castigo del mercado es excesivo?

"La probabilidad de sacar a un país de la zona euro es muy baja"

El euro lleva cayendo desde diciembre y es previsible que la tendencia bajista continúe. Podría incluso llegar a 1,35 dólares este año. El motivo es que sigue la preocupación por el riesgo soberano en Grecia, Portugal y España. Por otra parte, el potencial de crecimiento entre el norte de Europa y países como España, Italia y Grecia se está ampliando. Esto va a suponer un problema para el BCE y va a impactar en el euro. Al mismo tiempo, los inversores extranjeros están menos dispuestos a comprar activos europeos. Una de las cosas que ayudó al euro el año pasado fue la entrada de flujos de inversión, las compras de renta variable por parte de los inversores extranjeros. Eso ha parado. Y por encima de todo, el euro está sobrevalorado frente al dólar.

¿Qué implicaciones tiene el riesgo soberano para el mercado?

Hemos visto cómo el euro reaccionaba cada vez menos a las noticias que llegaban de Grecia. Eso significa que en buena medidas las malas noticias ya están incluidas en los precios. Si España, una economía grande en Europa, tuviera problemas serios en el lado fiscal eso sí podría tener un fuerte impacto en el euro. Ese es el verdadero riesgo este año.

¿Cree que España será la causa de más inestabilidad?

Después de Grecia, Portugal e Irlanda, España es el país con la peor dinámica fiscal. Por ahora, no parece un problema serio pero si a lo largo del año el crecimiento no remonta podría haber muchos más problemas.

¿Qué posibilidades da a las especulaciones que hablan de una posible salida de Grecia del euro?

Las probabilidades son extremadamente bajas. Sacar a un país de la zona euro es muy difícil. Si Grecia dejara la zona euro su deuda se mantendría en euros a pesar de que su divisa fuera el dracma. La nueva divisa se debilitaría y por tanto la deuda aumentaría aún más en euros. Por tanto, el problema de antes se hace enorme. Fuera del euro los problemas aumentarían todavía más.

Grecia sería el primer interesado en quedarse. ¿Y el resto de los países europeos?

Ninguno querrá que ningún país deje la zona euro porque el mercado inmediatamente empezaría especular con quién sería el siguiente. Esto implicaría que la rentabilidad de la deuda en toda Europa empezaría a dispararse y eso sería un problema para todos. Alemania, la principal economía europea, ha sido uno de los países más beneficiados por la llegada del euro en los últimos 10 años porque el resto de países no pueden devaluar sus divisas para ganar competitividad. En el pasado países como España o Grecia lo hacían constantemente y ahora con el euro no lo pueden hacer. Esto es una gran ventaja para los exportadores alemanes.

¿Cree que Grecia logrará calmar a los mercados?

Grecia ha anunciado un programa de austeridad para reducir el déficit fiscal y ahora tiene que cumplirlo. Si no reducen el gasto público el mercado les penalizará de nuevo.

¿Qué papel cree que jugará la Unión Europea si Grecia no cumple sus promesas?

La UE está en una situación delicada. No quiere que Grecia se convierta en un problema pero tampoco desea que los países no gestionen bien sus propias economías. Y Grecia en el pasado no ha cumplido sus promesas. Es complicado. Trichet, por ejemplo, ha alabado los esfuerzos de Irlanda.

¿Qué expectativas maneja para los tipos de interés?

Creemos que el BCE y la Reserva Federal empezarán a aumentar los tipos de interés a finales de año. Y después seguirán aumentándolos gradualmente los siguientes trimestres.

¿Cómo afectará al euro?

Si la Reserva Federal sube los tipos de interés beneficiará al dólar pero el hecho de que el BCE los suba también limitará su fortaleza. Será positivo para el dólar pero no demasiado.

¿Dónde cree que el mercado centrará su atención este año?

En los mercados emergentes que es donde está el crecimiento. En especial en Asia donde creo que serán mucho más tolerantes a la hora de dejar que se aprecien sus divisas.

¿China también?

Sí, creo que permitirán que se aprecie la divisa entre el 5% y el 6% en 12 meses. Lo harán de forma gradual.

¿Cómo impactará al mundo?

Por un lado permitirá que otras divisas asiáticas se aprecien. Las de Taiwán y Malasia tendrán los mayores ajustes. Por otro, la apreciación de la divisa y las retiradas de liquidez mermarán el crecimiento de China y esto impactará también a las economías más ligadas a ella. Australia se verá afectada y Europa en menor medida. Los países más exportadores se verán más afectados.

Rentabilidades del 20% con 'carry trade'

La estrategia de carry trade, aquella que consiste en pedir prestado en una divisa con tipos de interés bajos para invertir en otra moneda con tipos superiores, funcionó muy bien en 2009. "Aquellos que la emplearon sobre una combinación de monedas lograron una rentabilidad del 20% en 12 meses", explica Hafeez. Las compras se centraban en las divisas australiana, neozelandesa o noruega y las ventas en dólares, yenes o francos suizos. Hafeez considera que esta estrategia sigue siendo popular y debería funcionar bien en la primera mitad del año siempre y cuando caiga la volatilidad. "Generalmente cuando la volatilidad es baja las estrategias de carry trade funcionan bien. Pensamos que la primera mitad del año será positiva para los mercados".

En cuanto a las oportunidades de inversión, Hafeez señala al yen. "Mi visión es bastante contraria a la opinión general. Creo que Japón lo hará bien porque los ahorros que tienen en un momento como el actual les facilitarán la financiación del déficit". Este experto también confía en la evolución de las divisas de los países que se beneficiarán de la recuperación económica. En concreto señala al dólar canadiense y la corona sueca. Las divisas emergentes también y en particular las de Taiwán, Corea e Indonesia. México también le gusta y en cuanto a Brasil considera que la divisa todavía tiene recorrido pero menos en términos relativos para los próximos meses.