Contemplaría el recorte de 8.300 puestos

General Motors prevé tener terminado el plan de reestructuración de Opel en "dos o tres semanas"

El grupo automovilístico estadounidense General Motors prevé tener terminado el plan de reestructuración para sus filiales Opel y Vauxhall dentro de "dos o tres semanas", según anunció hoy el presidente de la filial europea de la compañía, Nick Reilly.

Este plan, una vez presentado, podría ser firmado por los sindicatos a mediados del próximo mes de febrero y finalmente contemplaría el recorte de 8.300 puestos de trabajo en el continente europeo, de los que alrededor de 4.000 empleos se perderían en Alemania.

"Espero tener el plan terminado en dos o tres semanas", explicó Reilly, después de que los sindicatos paralizaran, con motivo del anuncio del cierre de la planta de Amberes (Bélgica), las negociaciones con la dirección sobre la contribución al plan de la compañía para lograr unos ahorros anuales de 265 millones de euros en los próximos cinco años.

"Existe un paréntesis en las negociaciones por el tema de Amberes, pero el próximo lunes tendremos nuestra primera reunión", añadió el máximo responsable de General Motors Europe, quién indicó que la compañía busca obtener 2.700 millones de euros en créditos públicos de los gobiernos en los que Opel y Vauxhall tienen plantas.

"Quizá no consigamos la totalidad de los 2.700 millones de euros, pero espero que recibamos una cantidad significativa", explicó Reilly, al tiempo que señaló que estas ayudas se sumarán a los 600 millones de euros recibidos de General Motors para asegurar la viabilidad de la empresa.

Para finalizar, el presidente de General Motors Europa confirmó que Opel tiene liquidez suficiente para operar durante el segundo trimestre del año, gracias a que GTO, filial del grupo estadounidense, haya adelantado pagos por importe de 650 millones de euros.