Motor

Opel rediseña su estrategia comercial mientras GM planea conservar la marca

La dirección de Opel ha decidido no esperar a que General Motors decida qué hacer con la marca. La compañía presentará la próxima semana en el Salón de Fráncfort su nueva estrategia comercial, que incluirá un nuevo logotipo y un nuevo eslogan. Mientras, a miles de kilómetros, en Detroit, el consejo de GM estudia con profundidad si quedarse con la marca.

Wir leben Opel". æpermil;se será el nuevo eslogan de Opel, que presentará al mundo la próxima semana y cuya traducción literal al español sería Vivimos Opel. La dirección de la marca alemana no esperará a que General Motors, su propietario desde 1928, decida cuál va a ser su futuro y va a presentar la semana próxima en el Salón Internacional de Fráncfort una nueva estrategia comercial que incluirá también el rediseño del logotipo, según confirmó ayer el responsable de la marca y vicepresidente de GM Europa, Alain Visser, a la agencia Dpa.

No han trascendido imágenes de la nueva enseña, aunque Visser explicó que el rayo será tridimensional y se completará con la palabra Opel. El directivo rehusó facilitar el coste de la operación, aunque aseguró que éste sería "muy reducido". Audi, la marca de lujo del grupo Volkswagen, también tiene previsto mostrar su nuevo logotipo en el salón alemán.

Con esta iniciativa, el Gobierno pretende relanzar la marca Opel, que puede haberse visto dañada por las noticias acerca de su propiedad y su solvencia, según diversos analistas consultados por el diario económico alemán Handelsblatt. En todo caso, este daño no es únicamente responsabilidad de GM. Los expertos aseguran que también los gobiernos alemán y estadounidense han colaborado por forzar retrasos en las decisiones. "El nuevo comienzo", aseguró Visser, "de Opel no es sólo una cuestión de la propiedad, sino también del producto". Así, "éste es el momento ideal para una nueva entrada en el mercado".

Futuro

Las dudas alrededor de la marca proseguirán al menos un día más. Ayer se reunió el nuevo consejo de GM en Detroit con el objetivo, entre otros, de calibrar las salidas de su marca, una reunión que se repetirá hoy. Ayer, tanto la prensa como el propio Gobierno alemanes daban por supuesto que la opción de Magna va a ser desechada. El inversor por el que apostaba firmemente la Cancillería. Fuentes de la coalición gubernamental alemana consideran "improbable" vaya a haber un acuerdo favorable a la postura alemana.

Según el diario Handelsblatt, GM prefiere ahora mantener Opel con medios financieros de EE UU y de algunos estados de la Unión Europea. El rotativo, que cita a una persona conocedora de los planes de GM, añade que la decisión saldrá, como muy pronto, a comienzos de octubre, por ello después de las elecciones generales que se celebran en Alemania el 27 de septiembre.

El fondo RHJ, el candidato preferido por GM, mejoró el 1 de septiembre su oferta por Opel hasta 300 millones por el 50,1% del capital. Asimismo, requiere ayudas públicas de 3.200 millones, que devolverá en 2013. RHJ reducirá el volumen de fabricación en Figueruelas y recortará 9.900 empleos. Por su parte, el plan de Magna y de su socio ruso Sberbank supone la eliminación de unos 10.000 empleos en Europa, de los que 1.700 despidos serían en Figueruelas, teniendo en cuenta que la producción en la planta se reduciría a 320.000 unidades, según cálculos de UGT.

Salvar la matriz es una tarea difícil

El Gobierno estadounidense estima que las posibilidades de que el nuevo presidente ejecutivo de General Motors, Fritz Henderson, saque adelante la compañía son de un 60%. Así se lo informó el equipo designado por la Administración Obama a la dirección, según explicaron fuentes cercanas a la agencia Bloomberg.

Según los asesores gubernamentales, las posibilidades crecerían si Henderson, un directivo que lleva 25 años trabajando en la compañía, contratase a asesores externos que le ayudasen a cambiar la cultura empresarial en el seno de la compañía de Detroit. El Gobierno de EE UU va a vigilar estrechamente las acciones de Henderson al frente de General Motors, según las fuentes. Según el equipo gubernamental dedicado a supervisar la industria del motor, la multinacional funciona demasiado como diversas islas, con poca contabilidad y falta de agilidad a la hora de tomar decisiones.

"Todos reconocen que las cosas han de moverse hacia adelante", aseguró el presidente del consejo, Ed Whitacre, en una entrevista concedida en agosto. "Fritz lo sabe, y creo que va a triunfar".