Para invertir

Los inversores vuelven al mercado de las materias primas

El crudo y otras 'commodities' se disparan y los expertos creen que detrás están la toma de posiciones de los especuladores y un mayor optimismo sobre la salud económica mundial.

Los inversores vuelven al mercado de las materias primas
Los inversores vuelven al mercado de las materias primas

La fuerte subida de los precios de las materias primas desde los mínimos marcados en marzo ha despertado una expectación que excede del ámbito de las commodities. La cuestión que ahora se analiza no se enfoca únicamente a si estos activos pueden ser rentables dentro de una cartera diversificada o si el alza ayuda a despertar el fantasma de la inflación. En lo que algunos expertos, incluidos los de la OPEP, se centran es en que si estos mercados tan globalizados están apostando porque el fin de la recesión no está tan lejano.

Los repuntes más significativos corresponden al petróleo, tanto al Brent (crudo de referencia de Europa Occidental) que gana desde febrero un 73%, como al West Texas (referente de Estados Unidos) que duplica su precio. En esta misma línea los metales más relacionados con la actividad industrial como el cobre, el níquel o el estaño suben un 61%, 60%, 50%, respectivamente. Igualmente los metales preciosos, aunque en su trayectoria pesen otros factores, han experimentado revalorizaciones. El oro se apunta un 18% desde los mínimos del año.

Pero ¿cuáles son los factores que se han impuesto para impulsar estas cotizaciones? Luis Sánchez de Lamadrid, consejero delegado del banco suizo BSI, manifiesta que se trata de una vuelta a la normalidad después del pánico que invadió los mercados tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre del pasado año. A su juicio, la subida se debe a que algunos indicadores económicos han mejorado, aunque en mayor medida a las expectativas de superación de la crisis. "Los mercados se recuperan por esas previsiones y porque los mensajes son menos pesimistas", destaca. Añade que dada la correlación que las materias primas tienen con el dólar -moneda a la que se negocian casi todas las commodities-, la caída de la moneda estadounidense es otro factor alcista, en la medida que con esa trayectoria se abaratan. Pero reitera que el optimismo, que hace que los inversores vuelvan a ver las materias primas como un activo con gancho, es el verdadero motor.

Goldman Sachs prevé alzas del precio del crudo hasta 2010

Para Jaume Puig, director general GVC Gaesco Gestión, el impulso se apoya en una combinación de los dos factores. "Por un lado, los mercados de las commodities descontaron una depresión económica mundial, que se ha quedado en recesión, aunque sea muy fuerte. Mientras que ahora los datos apuntan a que el pánico remite", afirma.

Describe otras circunstancias, también relacionadas con el pesimismo anterior. Señala que en meses pasados las empresas relacionadas con estos activos se comportaron con una prudencia extrema y recortaron en exceso sus producciones, mientras que después vieron que el consumo había caído, pero menos de lo previsto. Concluye, como consecuencia, que han tenido que acelerar su actividad para adaptarse a la demanda.

Pero, al igual que destacan entidades como Barclays o la gestora británica Threadneedle, Puig indica que el inversor especulador está volviendo a unos activos que abandonaron durante meses.

Y Pablo Guijarro, analista de AFI, que cita el peso de los planes de estímulo de los diferentes Gobiernos del mundo, se fija especialmente en el impulso proveniente de China El FMI prevé que el PIB de ese país crezca un 6,5% y un 7,5% en 2009 y 2010, respectivamente. Ahonda además en la idea de la reconducción de los flujos de inversión hacia las commodities. "Se han convertido en un objetivo con más atractivo", asevera.

Desde Threadneedle, el gestor Marius Botha se refiere a que la masiva demanda de commodities desde principio de año, que ha sido dirigida por los inversores, ha impulsado los precios en los mercados de futuros. En su opinión se debe, entre otros factores, al intento de búsqueda de activos idóneos ante un previsible escenario inflacionista.

Dice que este comportamiento explica, por ejemplo, que el precio del West Texas haya subido entre abril y mayo desde los 45 dólares el barril a 68 dólares, el más alto de los últimos seis meses. No obstante, Botha agrega que, aunque el crecimiento económico de China e India se haya ralentizado, la demanda se sigue incrementando.

En esta línea, Evan Smith, gestor del Global Resources Fund manifiesta que en "China es donde está la fortaleza", y en donde se han puesto en marcha los mayores estímulos monetarios y más eficaces. "Por eso, allí no sólo se está viendo una mejoría, sino datos positivos en términos absolutos", reitera

El equipo de análisis de commodities de Barclays indica que, además de beneficiarse de los sentimientos más positivos respecto a la recuperación económica, las subidas se deben a un aumento significativo de las posiciones de los agentes no comerciales en los últimos meses. "Que los especuladores han vuelto, eso es al menos lo que parece, es el veredicto consensuado como clave del comportamiento de las commodities, especialmente del petróleo", concluyen.

Tendencias

Y ¿qué es previsible que ocurra tras este rápido rally? Aquí los expertos no coinciden en sus predicciones, aunque en general se estima que no es previsible volver a mínimos. Goldman Sachs está entre los más alcistas. Este banco estadounidense ha revisado al alza sus previsiones de precios para el West Texas y ahora estima que el barril de ese tipo de crudo llegará a los 85 dólares a finales de 2009. Anteriormente había previsto que terminase el año a 65 dólares, una cota que ya superó. Argumentan ahora que este cambio se debe en parte a la normalización del mercado de crédito.

æpermil;sa sería la primera etapa de la escalada. Para Goldman Sachs, el barril llegaría a 90 dólares en el primer semestre de 2010 y a 95 dólares al concluir el año. El banco estima que la relación entre oferta y demanda será más tensa en la segunda mitad de 2010 ante una previsible reducción del exceso de producción de la OPEP y un crecimiento más restringido en los países no pertenecientes al cartel petrolero.

En conclusión prevalece la idea de que el rally de las commodities se debe a las mejores perspectivas, a la caída del dólar y la vuelta de los inversores, que buscan activos para hacer dinero rápido o que les proteja de una futura inflación provocada por los elevados déficits.

Hay oportunidades, pero con cautela

El 'rally' vivido en las últimos meses dificulta las apuestas de inversión en materias primas para los inversores no profesionales. Las perspectivas son ahora cautas ante la posibilidad de que la volatilidad de los precios se imponga en los mercados. Y algunos analistas alertan respecto a productos como el oro, cuya subida se ha debido básicamente al efecto dólar y al miedo a la inflación. Con todo, queda margen. John-Paul Smith, director de Pictet Asset Management, espera que los activos relacionados con materias primas se comporten mejor a medida que el comercio global fluya de nuevo con normalidad. En este sentido concluye que "los inversores pueden aprovechar los periodos de debilidad para agregar exposición a ellas". La recomendación de Jaume Puig, de GVC Gaesco, se centra en que podría haber más recorrido al alza para las petroleras que para el crudo, por el que se puede apostar a través de productos financieros. Concluye que por el comportamiento de los últimos meses son más atractivas compañías como BP, Shell o Repsol que el crudo en sí.

Pero la trayectoria del año muestra que el mercado ha premiado a las empresas de materias primas. El sector de compañías mineras y de materiales es el que presenta mejor comportamiento del Euro Stoxx con una subida superior al 50%. En estas evoluciones subyace además la teoría de que con la recuperación de los precios del crudo se desactivan proyectos de inversión congelados cuando las cotizaciones están por debajo de los 40 dólares el barril. De ahí el tirón de las compañías de ingeniería, como Técnicas Reunidas, y de servicios petrolíferos, o de Bolsas como la de Noruega que cuentan con un fuerte peso de estos valores.

El dato

73% es el porcentaje de subida del Brent desde el mínimo de febrero de este año. La recuperación ha sido igual de importante en el caso de West Texas, en ambos casos se ha llegado a superar los 70 dólares en el intradía