_
_
_
_
_
Reorientación

BBVA liquida su negocio de fondos de gestión alternativa

BBVA ha decidido dejar de lado la gestión alternativa y centrarse en la tradicional. A raíz de los problemas que encaran los hedge funds, deja de operar en este segmento: liquida Próxima Alfa, vende su participación en Altitude y buscará una solución para dar una salida a su participación en BBVA & Partners.

Algún analista calificó ayer la noticia de 'traca'. Pero el caso es que uno de los actores más activos de la incipiente industria española de fondos de inversión libre ha tirado la toalla. BBVA anunció ayer una 'salida ordenada' de la inversión alternativa, para 'anticiparse a los posibles efectos de la actual coyuntura de los mercados y de la industria de la inversión alternativa'.

Los hedge funds se han visto especialmente penalizados por la falta de financiación derivada de la crisis de crédito, así como por el desplome de los mercados. Todo ello se ha dejado notar en el rendimiento de sus carteras (teóricamente encaminadas a obtener rentabilidades absolutas) y en las abultadas peticiones de reembolsos. Asimismo, el sector asiste a una crisis reputacional a raíz de escándalos como el de Bernard Madoff o el más reciente de Stanford Financial.

En vista de la situación BBVA ha decidido centrarse en la inversión tradicional. Hasta ahora la entidad presidida por Francisco González distribuía su negocio de gestión alternativa en tres patas. Próxima Alfa, que poseía en su totalidad, Altitude Investments, una joint venture con Schroders para gestionar fondos de fondos hedge, y BBVA Partners, en la que participaba junto a un grupo de gestores como socios individuales.

La salida ordenada de este negocio consiste en primer lugar en la liquidación de Próxima, que gestionaba unos 730 millones de euros entre Nueva York, Londres y Madrid. BBVA creó Próxima con Vega Asset Management en 2006 e invirtió 1.000 millones de euros en los fondos de la joint venture. En octubre de 2008 adquirió el 100% de la firma que ahora liquida. Próxima cuenta con una plantilla de unas 100 personas.

Fuentes de BBVA afirman que los fondos han ido bien, de media, y que hay liquidez de suficiente para hacer frente a los reembolsos de los partícipes.

Con respecto a Altitude, otra joint venture, ésta con Schroders, BBVA ejercerá una opción de venta de su participación que mantiene con la gestora británica. Altitude tiene un volumen bajo gestión de 125 millones de euros.

Las mismas fuentes del banco afirmaron ayer que en los próximos meses BBVA buscará soluciones para deshacer su posición en BBVA & Partners.

El objetivo de la entidad es dejar de 'ser un manufacturador' de hedge funds, para centrarse en la gestión tradicional de activos, que representa un 99% del negocio de gestión del banco. 'Hemos revisado nuestra capacidad competitiva para manufacturar productos', señalan en el banco. 'No se trata de una desconfianza en la gestión, sino una revisión de nuestro posicionamiento relativo en la industria'. BBVA seguirá distribuyendo hedge funds de terceros a través de la plataforma Quality Funds.

La decisión de BBVA afectará a cerca de 2.000 partícipes, la mayoría de los cuales son inversores institucionales y, en menor medida, clientes de banca privada.

BBVA gestiona 24 hedge funds, entre fondos puros y carteras de fondos: 15 pertenecen a Próxima, 3 a Altitude y 6 a BBVA Partners.

Un modelo de desarrollo que no ha funcionado

Los problemas de Santander, a través de Optimal, tras el escándalo Madoff, y la retirada de BBVA del negocio de los hedge funds ponen en entredicho el modelo de negocio a través del cual han encarado las grandes entidades españolas su apuesta por la gestión alternativa.Los expertos en el mercado de hedge funds consideran que el producto sigue siendo válido, especialmente en un momento como el actual, pero opinan que el negocio en España ha estado mal planteado.Entre las críticas, las pequeñas boutiques, gestoras muy especializadas, destacan el empeño de las grandes entidades por crear y poseer sus propias gestoras de hedge funds, para obtener mayores márgenes, en lugar de apostar por buscar socios proveedores de calidad. 'Las grandes gestoras de hedge funds no están interesadas en trabajar sólo para un banco', señala un gestor español. 'Creo que se precipitaron, y en el momento en que se ven con problemas cierran la división y se dedican a otra cosa'.Casi un tercio de los hedge funds españoles han cerrado sus puertas desde que comenzó la crisis, más de una decena de carteras.Víctor Alvargonzález, director general de Profim, opina que los hedge funds nunca debieron salir del ámbito de las pequeñas gestoras, las boutiques, y con un cliente muy sofisticado. Y cree que el sector volverá a recogerse en ese segmento.'El problema es que los bancos se han apuntado al negocio sin realmente implicarse con el cliente', comenta Víctor García, director general de Valorica. 'Si tocaba vender monetarios, se vendían, y si hedge funds, pues también'.Los gestores españoles de hedge funds reconocen que noticias como la de BBVA les perjudica. Pero no se dan por vencidos.

'No tendrá impacto negativo ni en el banco ni en los partícipes'

La salida de BBVA del negocio de hedge funds 'no tendrá impacto ni en las cuentas del banco ni en el patrimonio de los partícipes', según fuentes de la entidad.Los fondos gestionados por Próxima, la gestora que liquida BBVA, son totalmente líquidos, lo que permitirá hacer frente a los reembolsos de los inversores. Las carteras, además, se encuentran en ganancias en términos medios.En total, BBVA dejará de gestionar 15 fondos entre Próxima, Altitude y BBVA Partners, con cerca de 2.000 partícipes y un patrimonio superior a 1.100 millones de euros.

La cifra

2000. Son los partícipes que están invertidos en hedge funds gestionados por BBVA. La gran mayoría son inversores institucionales.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_