Declaraciones

Greenspan cree que el Plan de recuperación de EE UU podría ser insuficiente

El ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan dijo hoy que Estados Unidos quizá está haciendo muy poco para reparar su sistema financiero y promover una recuperación económica.

Alan Greenspan
Alan Greenspan

El presidente de EE UU, Barack Obama, convirtió ayer en ley un paquete de estímulo económico de 787.000 millones de dólares para reducir los impuestos y aumentar el gasto. También se comprometió a utilizar los 315.000 millones de dólares que quedan del fondo de rescate bancario aprobado por el Congreso en octubre del año pasado para reflotar el sistema financiero.

Sin embargo, Greenspan señaló que "La cantidad de dinero en estos dos fondos quizá no sea suficiente para resolver el problema".

El ex presidente de la Fed destacó las dificultades que Obama encara para salir de la recesión más pronunciada en una generación. La economía se contrajo a un ritmo anual del 3,8% en el cuarto trimestre del año pasado, la mayor contracción desde 1982 y recalcó "lo que estamos viviendo es un tipo de suceso que sólo ocurre una vez en un siglo. Pasará".

Greenspan, que ahora encabeza su propia consultoría en Washington, advirtió en su discurso que el efecto positivo del paquete de estímulo en la economía no funcionará si Estados Unidos no repara su sistema financiero.

"Dada la experiencia japonesa de los años 90, necesitamos asegurarnos de que el sistema financiero sea reparado antes de establecer cualquier estímulo fiscal importante", dijo.

Pérdidas bancarias

La semana pasada el Gobierno de Obama presentó un plan para ayudar a los bancos, utilizando el dinero restante en el programa de ayuda para activos en problemas (TARP, por sus siglas en inglés) de 700.000 millones de dólares. Greenspan dijo que no sería suficiente.

"Para estabilizar el sistema bancario y restaurar la actividad crediticia, se requerirán fondos adicionales del TARP", dijo.

Destacó la importancia de reconstruir el capital de los bancos. "Los bancos no van a prestar más hasta que se sientan cómodos con la cantidad de capital que tienen", dijo en la entrevista. "Eso no ocurrirá por un tiempo".

El economista de 82 años también destacó la importancia de frenar la caída en los precios de las viviendas, que está afectando a los bancos. "Hasta que podamos estabilizar la columna de los activos en los balances de los bancos, esta crisis no terminará", dijo.

"Desafortunadamente la perspectiva de precios estables de la vivienda sigue estando a meses de distancia", dijo Greenspan en su discurso. "Muchos pronosticos esperan una caída en el precio de la vivienda del 10% o más desde los niveles actuales".

Greenspan calculó que el colapso del sector vivienda, aunado a la pronunciada caída en la renta variable en todo el mundo, había destruido más de 40 billones de dólares de riqueza, equivalente a dos tercios del producto interno bruto mundial del año pasado.

"Un incremento en el precio de las acciones podría ayudar a compensar el efecto de la caída en el precio de las viviendas" sobre la economía, dijo en la entrevista.

Sin embargo, advirtió que la recuperación del mercado bursátil podría verse descarrillada si resurgen temores por la inflación por el dinero que el Gobierno está canalizando a la economía.