Hacia un nuevo orden financiero

Santander situará su 'core capital' en el 7,68% tras la ampliación de capital

El Banco Santander confía en situar su ratio de "core capital" en el 7,68% tras la ampliación de capital de alrededor de 7.200 millones de euros anunciada el lunes, según el folleto de la ampliación registrado el martes en la CNMV.

La ampliación -que situará el ratio de capital de la entidad en el 7,68%, frente al 6,31% de 'core capital' a 30 de septiembre- ha sido comunicada al Banco de España, que no ha realizado objeciones a la misma, sin que esto suponga una recomendación para acudir a ella.

Los gastos de la ampliación de capital sin incluir el IVA ascienden a un total de 258,9 millones de euros, que suponen el 3,6% del importe bruto (7.194,6 millones de euros) que prevé obtener el Santander con la operación.

La ampliación de capital persigue "reforzar y optimizar la estructura de recursos propios del banco", que se ha marcado como objetivo mantener un adecuado nivel de solvencia y un excedente de recursos suficiente para asumir el crecimiento del balance, señala el banco.

SANTANDER 2,74 0,02%

Asimismo, pretende optimizar el coste de dichos recursos y contribuir a una adecuada rentabilidad para los accionistas. "El Santander va adaptando su estructura de capital mediante el empleo de los instrumentos más adecuados", indica la entidad.

El grupo que preside Emilio Botín explica que, ante la coyuntura de inestabilidad de los mercados de capitales y la debilidad económica, "la percepción generalizada en la indsutria es que el sector financiero debería tener mayores ratios de capital".

Además de proseguir con la estrategia ya anunciada de vender activos no estratégicos, "se ha optado por realizar esta ampliación de capital que dotará al grupo de recursos propios de máxima categoría", recalca la entidad cántabra.

Factores de riesgo

Por otra parte, el Santander apunta a la existencia de factores de riesgo relativos a las operaciones del grupo que podrían tener un efecto adverso en las acciones del banco o en el negocio del grupo de sociedades.

Por un lado, afirma que teniendo en cuenta que la cartera de créditos del grupo está concentrada en Europa continental, Reino Unido y Latinoamérica, los cambios adversos que afectan a estas regiones podrían resultar perjudiciales para la solvencia financiera.

Avisa además que como la principal fuente de financiación del grupo son los depósitos a corto plazo, su carencia repentina podría incrementar los costes de financiación, mientras que las recientes adquisiciones podrían fracasar.

Por otro lado, recuerda que el grupo está expuesto a eventuales situaciones políticas y macroeconómicas adversas en Latinoamérica, y apunta la existencia de recientes acontecimientos en relación con la filial venezolana del grupo.

Sobre el valor de la cotización de las acciones del Santander, avisa de que puede ser volátil a raíz de recomendaciones de analistas o condiciones globales de los mercados financieros, entre otras razones. En el último mes, calcula, la cotización de volatilidad de la acción ha sido de alrededor del 60%.