CincoSentidos

Las empresas que mueven el día a día de la ciudad olímpica

La dificultad de manejar un microcosmos de 28.000 personas durante 15 días

Dar de comer a deportistas tan distintos como los gigantes del baloncesto, los artistas de la gimnasia o los magos del florete exige medir las proporciones y los ingredientes casi con más cuidado que un plato de la gastronomía de diseño. La luz, el agua y la seguridad de las sedes olímpicas no permiten errores. Todo, incluso los sanitarios, ha de ser de la mejor calidad, y contentar a gente de todas las partes de la Tierra.

Los de Pekín son los decimocuartos Juegos Olímpicos de Aramark, la empresa que lleva el catering. La primera vez fue en México 68, y la lista incluye Barcelona 92, Atlanta 96, Sydney 2000 y Atenas 2004. Pero estos serán los más grandes, porque aparte de los aproximadamente 10.000 deportistas, hay que alimentar a otras 18.000 personas, entre entrenadores, personal de la organización y periodistas. El comedor tiene espacio para 6.000 ocupantes.

El Menú Mundial consta de 800 recetas, desde cocina asiática hasta mediterránea, y con dietas especiales como vegetariana, halal y kosher. La comida china tiene atención especial, incluso hay una casa de té tradicional en el comedor olímpico. Los cocineros provienen de todo el mundo, y cuentan con la colaboración de estudiantes del ramo.

Tan necesario como la comida son los sanitarios, y en este caso es una empresa española la encargada de que todo funcione debidamente. Roca lleva 10 años en el mercado chino, donde cuenta con cinco fábricas. Además de la Villa Olímpica, ha equipado los baños de dos estadios y del Centro de Seguridad y Control de las Olimpiadas. 'El factor ecológico se ha tenido muy en cuenta', señala el director de la empresa para Asia. 'El doble pulsador de nuestras cisternas ha sido muy alabado en el país', añade. Las viviendas de la Villa Olímpica se alumbran en parte con energía solar. También se reutiliza el agua de lluvia.

De los servicios de salud se ocupa la filial sanitaria de General Electric, GE Healthcare, que equipa el hospital de la Villa. Además, proporciona un sistema de ultrasonidos para diagnosticar lesiones en tendones y ligamentos a varias delegaciones, entre ellas el Comité Olímpico Español. GE, patrocinador oficial de los Juegos, suministra además gran parte de los sistemas eléctricos de las sedes olímpicas. Ha firmado contratos por valor de 470 millones de euros, que incluyen el reciclaje de agua en el Estadio Nacional, el Nido de Pájaro, 73 subestaciones eléctricas, y el control de equipajes en el aeropuerto de Pekín.

La electricidad de los centros de transmisión de prensa y televisión también se distribuye a través de sistemas de GE. El objetivo, evitar que se produzcan cortes en las transmisiones, como los que se produjeron en la reciente Eurocopa de Austria y Suiza, y que afectaron a la semifinal Alemania-Turquía. La iluminación de las canchas, tanto cubiertas como al aire libre, que permite que por ejemplo Nadal disputara su partido de cuartos de final a las 12 de la noche, está diseñada para que la transmisión por televisión de alta definición tenga calidad suficiente. Cientos de millones de ojos observan la ciudad olímpica.

El reto del millón

Si consigue los tres oros que le faltan para batir el récord de Mark Spitz, Michael Phelps se llevará un millón de dólares de su patrocinador Speedo, al convertirse en el más laureado en unos Juegos Olímpicos. Para verlo hay que madrugar: el viernes, final de 200 metros estilos (4.45 h); el sábado, 100 mariposa (4.07 h.), y el domingo, 4x100 estilos (4.58 h.).

Lo mejor de este largo fin de semana

Si los Juegos Olímpicos no empiezan hasta que empieza el atletismo, los Juegos empiezan este fin de semana largo. El sábado a las 16:30, Tyson Gay, Usain Bolt y Asafa Powell se disputan el título del atleta más rápido. Es la prueba reina, los 100 metros lisos.

De la participación española, destacan tres pruebas. El sábado, Paquillo Fernández corre, a partir de las 3 de la madrugada hora española, los 20 kilómetros marcha, prueba de la que no se ha bajado de podio en los últimos años. El domingo, a las 15:30, se celebra la final de 3.000 metros obstáculos, con la veterana Marta Domínguez en tre las aspirantes. Y a las 16 horas, semifinales de 1.500 metros, con Reyes Estévez, Juan Carlos Higuero y Arturo Casado.

Para dejar sitio al atletismo en el apretado programa olímpico, otros deportes tienen que ir terminando. En vela, si el tiempo no lo impide, concluyen la clase Finn, con Rafa Trujillo decimotercero, y la clase 49er, con Iker Martínez y Xabi Fernández sextos y ciertas posibilidades de medalla.

Termina la gimnasia: El domingo a las 12, Gervasio Deferr intenta conseguir su tercer oro olímpico, esta vez en suelo. Y el mismo día, a las 10 h. se celebra la final de tenis masculino, en la que se enfrentarán los vencedores de los duelos Nadal-Djokovic y González-Blake. En dobles femeninos, Virginia Ruano y Anabel Medina están en semifinales. La final, también el domingo.

El sábado llega el ciclismo en pista, con Joan Llaneras, que pretende conseguir su tercera medalla olímpica en puntuación (11:40), y Sergi Escobar, con el mismo objetivo en persecución individual (12:50).

Uno de los platos fuertes de todos los Juegos es el duelo entre España y Estados Unidos en baloncesto. El sábado, a las 16:15, se disputan el primer puesto de su grupo. El mismo duelo se celebra el viernes, pero en categoría femenina, a las 14 h. En balonmano, hockey sobre hierba y waterpolo los equipos españoles masculinos juegan sus últimos partidos de la primera fase, pendientes ya de los cuartos de final. El hockey sobre hierba femenino apura sus posibilidades de pasar.