El gestor de la semana. Tom Mermagen

'El sentimiento hacia la Bolsa japonesa mejora'

La gestora británica asesora y gestiona el fondo Oyster Japan Opportunities, parte de la Sicav Oyster Funds, que pertenece al grupo suizo SYZ & CO.

Tom Mermagen cuenta con 16 años de experiencia en la gestión de inversiones, de los cuáles una buena parte de ellos se han centrado en un activo difícil de gestionar, como es la Bolsa japonesa, en las gestoras Schroders y First State, antes de recalar en Moran Wright. Cogestiona el fondo de Oyster con su colega Richard Philips.

Tratamos de entender primero la filosofía general de gestión del fondo y si existen características distintivas: 'Nos centramos inicialmente en el balance de las compañías, con preferencia por partidas como liquidez, inmovilizado o pensiones. Lo que tratamos de evitar son sorpresas negativas, limitando los riesgos de caídas. En cierto modo actuamos como en la compra de compañías privadas no cotizadas y con un enfoque de retornos absolutos pero sin ponernos cortos', indica Tom

Previamente a este análisis detallado de los balances el proceso se inicia con un escaneo de 3.500 compañías cotizadas donde se realiza una preselección. Destacamos el uso de una base de datos, Pacific Data, que el gestor reconoce por su especialización en estados financieros originales de compañías japonesas y que llega a los 25 años de historia.

En el análisis de balances es interesante destacar como el gestor da una especial relevancia al apartado de terrenos e inmobiliario. Tom explica que 'existe una enorme cantidad de dinero en los activos inmobiliarios que no se encuentra a menudo justamente reflejado'. 'En particular -continúa- me refiero a empresas que compraron sus propiedades, por ejemplo en la década de 1910, y que realmente acumulan grandes plusvalías. Por el contrario aquellas que lo hicieron en lo alto del ciclo en los ochenta y noventa se encontrarían en el lugar opuesto'.

El análisis final y más detallado para llegar a las empresas en las que invertir se caracteriza por la visita a estas empresas y sus equipos directivos. Moran Wright no tiene oficinas en Japón pero los gestores viajan tres o cuatro veces al año al país nipón y tienen un profundo conocimiento del mismo y su economía. Así, aprovechamos para cuestionar porqué la economía japonesa no ha sido capaz de beneficiarse del gran crecimiento de sus vecinos o porqué los profesionales de la inversión en general siguen siendo críticos con los equipos gestores y con el tratamiento de los accionistas de muchas corporaciones niponas.

Según el gestor, en realidad Japón estaría asistiendo a una revolución de la gestión empresarial. Fundamenta tal afirmación en el hecho de que inversores institucionales extranjeros y fondos de pensiones domésticos han aumentado su participación en el capital de las compañías japonesas y están poniendo una presión creciente sobre sus equipos directivos. En el caso de los inversores extranjeros Tom muestra datos y afirma que 'han pasado de representar un 5% a un 20% en la actualidad y son accionistas más activos'. Se observa que la rentabilidad por dividendo y rendimientos totales a los accionistas han venido creciendo en los 12 últimos años.

Otros dos factores que favorecerían el activo renta variable en Japón son el hecho de que 'la rentabilidad por dividendo se sitúa en un nivel muy similar al del rendimiento de los bonos, alrededor del 1,7% en la actualidad, lo que es importante para los inversores domésticos'. Además, el ahorro de los japoneses tiene un fuerte sesgo hacia liquidez y una muy baja tenencia de acciones, que parece haber iniciado una lógica tendencia al alza, y para lo que el gestor nos muestra algunas iniciativas actualmente en marcha en este sentido.

Volviendo a la gestión del fondo interesa destacar que aunque en principio se trata de un fondo all cap, es decir, que considera compañías de todos los tamaños, el sesgo hacia las medianas y pequeñas compañías en estos últimos años es muy marcado y es probable que continúe en un futuro.

Cobertura para la divisa

La cobertura del riesgo de moneda para los fondos de Bolsa no euro es un tema de discusión habitual. En el caso de los fondos de Bolsa japonesa o estadounidense, dada la fuerte volatilidad de los respectivos tipos de cambio, puede tornarse definitivo en el resultado final.

Desde el punto de vista de una cartera global equilibrada tiene sentido estar expuesto a la moneda de denominación. El yen estaría infravalorado para un gran número de gestores y analistas, pero dada la fortaleza del euro esto no termina de producirse.

Moran Wright no hace actualmente ni tiene prevista ninguna cobertura pero no la descarta si lo estimarán oportuno. Oyster en cualquier caso ofrece una clase del fondo en yenes y otra con cobertura en euros a sus inversores.

Ficha

Gestor: Tom Mermagen

Gestora: Moran Wright

Fondo: Oyster Japan Opportunities

Fecha de lanzamiento: 31 de marzo de 2005

Gestión: El gestor trabaja con el fondo desde su lanzamiento

Patrimonio: 230 millones de euros

Comisión anual: 1,75%

Inversión mínima: No requiere.