_
_
_
_
_
Lama Tashi Dorje Rimponché

'El directivo no puede imponer la asistencia a los cursos'

El lama Jamyang Tashi Dorje Rimponché llegó al budismo atraído por la práctica de la meditación. Dejó sus estudios de medicina sin acabar. Su familia tenía una empresa, 'que acabó hundiéndose', así que conoce el mundo empresarial de primera mano. Después de pasar temporadas en Francia, India, Nepal y Bután abrió el monasterio budista de Garraf (Barcelona) en 1996.

¿Qué debe hacer un directivo interesado en sus cursos?

Lo primero es una entrevista en la que tratamos de averiguar y analizar los problemas de la empresa y conocer el perfil de los componentes del equipo directivo, en el caso de que quieran asistir en grupo.

Y en la práctica, ¿cómo se desarrolla una sesión?

Son charlas dirigidas por un monje experimentado, en la que salen a relucir los conflictos de las empresas, se investigan las causas y se emplean técnicas de relajación y meditación.

¿Con qué objetivo?

Con varios, mejorar la capacidad de dirección de equipos, dotar de herramientas a los directivos para la resolución de conflictos, revisar patrones de comportamiento y el enriquecimiento ético y moral para mejorar el proceso de toma de decisiones.

¿Hay alguna condición previa que deban cumplir los interesados en asistir a sus cursos?

Lo único que pedimos es que la asistencia del equipo no sea impuesta por el primer directivo, sólo a su propuesta. Si se viene obligado no hay crecimiento personal, porque entre sesión y sesión pasa un mes en el que hay que hacer prácticas personales y, lógicamente, aquel que venga obligado no las hará.

Más información

Archivado En

_
_