CincoSentidos

¿Qué idiomas hablan las compañías españolas?

Qué idiomas hablan las compañías espanolas
Qué idiomas hablan las compañías espanolas

En unas empresas cada vez más globales, hablar idiomas resulta imprescindible. Esta perogrullada no parece del todo asimilada en España, un país donde la mitad de sus habitantes de entre 25 y 74 años no habla ninguna lengua además de la materna, según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística. Es necesario, pues, comenzar a estudiar, y mucho. Pero, ¿qué idioma elegir? ¿Cuáles son los más cotizados y valorados por las compañías?

El inglés, of course, sigue siendo el rey. 'Es la gran asignatura pendiente de los empresarios españoles', comenta Ramón Aspa, director del Executive Language Center de Esade. 'De momento es la gran prioridad, y las empresas ni se plantean la formación en otras lenguas', señala Daniel Martínez (el nombre es supuesto), un directivo de recursos humanos de una importante empresa energética española que habla cuatro idiomas. No obstante, hay vida más allá del inglés, y el profesional puede encontrar interesantes ventajas competitivas en el aprendizaje de otros idiomas. 'Estamos en una etapa donde surgen nuevos focos económicos cuya lengua cobra relevancia', señala Félix Valdivieso, director de comunicación del IE Business School.

5.000 estudiantes de chino

Actualmente, una de las más destacables y complicadas es el chino mandarín, el idioma más hablado del mundo. Valdivieso cuenta que cuando comenzó a estudiarlo, en el año 2000, sólo existían dos escuelas. Hoy, una treintena de universidades imparten esta formación y la embajada de China en Madrid calcula que unas 5.000 personas cursan chino en España, cinco veces más que hace ocho años. Para Ramón Aspa, esta euforia es pasajera: 'En Esade creemos que es un asunto coyuntural, una moda: para los españoles, aprenderlo exige demasiado tiempo y esfuerzo, y las empresas no van a apostar por él porque no les va a salir rentable'. Otro idioma que está adquiriendo un papel preponderante es el ruso, una lengua que no levantaba cabeza en el extranjero desde la desintegración de la Unión Soviética. 'Cada vez hay más compañías españolas que buscan consolidarse en los países del Este, lo que ha incrementado el interés por este idioma, aunque aún es minoritario', comenta Martínez.

Chino, ruso… Las posibilidades pueden resultar desalentadoras, dada la elevada dificultad de estos idiomas. Pero es posible encontrar alternativas más sencillas. 'Profesionalmente, yo situaría al portugués por encima del francés y del italiano: hay mucha gente que lo aprende debido a la presencia de las empresas españolas en Portugal y Brasil, y las compañías cada vez lo valoran más', asegura Martínez. Por el contrario, algunos idiomas europeos comienzan a perder su antiguo relumbrón. El francés, sobre todo, ha cedido adeptos en el mundo empresarial. 'Incluso las compañías con sede en Francia, aunque pueden pedirlo por valor añadido, no lo consideran imprescindible. Sin embargo, sí exigen un elevado conocimiento de inglés', destaca Aspa. Y es que la importancia económica de un país no implica un interés inmediato por su idioma. El rápido crecimiento de India o Dubai no ha puesto de moda al hindi o al árabe. 'En India el inglés está muy difundido y el hindi no se considera necesario', dice Martínez. 'Y actualmente, muchos países árabes tienen mala prensa', soslaya Valdivieso. Tampoco el japonés, lengua de la segunda potencia mundial, ha logrado convertirse en pretendiente de la corona que de momento, y parece que por muchos años, ostenta el inglés.

El secreto no está en el aula

Una vez decantado por un idioma concreto, la cuestión a resolver es: ¿Dónde y cómo estudiarlo? 'Lo mejor es apuntarse a una escuela y combinarlo con estancias en un país donde se hable esa lengua', asegura Valdivieso. Pero hay quien opina que las escuelas de idiomas son una pérdida de tiempo y dinero. 'El colegio, desde luego, no sirve para nada. Yo estudié francés con un cura vasco, así que el conocimiento práctico que adquieres allí es inexistente', cuenta Martínez.

El empresario suizo François Micheloud es un apasionado de los idiomas. Habla seis lenguas diferentes y todos los ha aprendido por su cuenta. Para divulgar su experiencia ha creado una página web (www.how-to-learn-any-language.com) donde clasifica los diversos idiomas según su dificultad y utilidad y comenta los mejores métodos de auto-enseñanza para cada uno. En su web afirma que aún tienen que presentarle a la persona que haya aprendido a hablar fluidamente en una escuela. 'En el mundo empresarial, la solución pasa por organizar, entre la escuela contratada por Recursos Humanos, una política de formación adaptada a las necesidades profesionales de los alumnos', subraya Ramón Aspa. 'De momento, lo habitual en España es dejar que cada trabajador se apunte al curso que prefiera, y eso no da resultados', añade.

Para aquel que decida sumergirse sin ayuda en un idioma, Micheloud recomienda los programas desarrollados en los años 50 y 60 por el Foreign Service Institute del Departamento de Estado de EE UU, creados para funcionarios y militares con destinos en el extranjero. Sus diferentes cursos -para lenguas que van desde el italiano al búlgaro o el hindi- pueden hoy encontrarse gratuitamente en internet.

Datos para elegir qué estudiar

El más hablado

Con más de 800 millones de hablantes, el chino mandarín es el idioma más hablado del mundo. Se denomina así al conjunto de dialectos mutuamente inteligibles que se hablan en el norte, centro y suroeste de China. Está considerado uno de los más difíciles de aprender.

Lengua artificial

El idioma más sencillo es el esperanto, creado por el doctor Zamenhof en 1887 con el objetivo de convertirlo en la lengua universal. Cuenta con sólo 16 reglas gramaticales. Tolstoi afirmó que al cabo de dos horas de estudio podía leerlo sin ningún problema.

No todos igual

Las lenguas resultan más fáciles o más difíciles según cuál sea el idioma materno del estudiante. Como explican los expertos, los españoles no tienen problemas con el portugués o el italiano, pero les resulta muy complicado el alemán. Un escandinavo no tendría tantas dificultades con la lengua germana.

Lenguas clásicas

Algunos idiomas considerados muertos, como el latín y el griego antiguo, son aún estudiados en miles de institutos y universidades. El latín, origen de la mayoría de las lenguas europeas, es actualmente el idioma co-oficial de la Ciudad del Vaticano.

æscaron;til para viajar

El español es el idioma hablado en mayor número de países diferentes, más de una veintena, y el segundo más estudiado del mundo, detrás del inglés: hay alrededor de 14 millones de personas aprendiendo español.