Fondos

Los ETF se ponen de moda

La negociación ha experimentado un crecimiento del 182% en el mercado español

Mientras casi todo son noticias negativas en lo que rodea a la inversión colectiva en España, especialmente en cuanto a negocio, los fondos cotizados (o ETF en su denominación inglesa) parecen salvarse de momento de esa tónica.

En un informe que Lipper publica trimestralmente y cuya edición correspondiente al primer trimestre del año esta a punto de publicarse, los datos de negociación de ETF en la Bolsa española muestran uno de los crecimientos más elevados, con respecto al primer trimestre del año pasado, de entre todas las Bolsas europeas. Bien es verdad que crecer cuando se parte desde un nivel muy bajo - los primeros fondos cotizados se lanzaron sólo en el verano de 2006 - siempre es mucho más sencillo pero los datos de Bolsas apuntan a un abultado crecimiento del 182%.

La bolsa alemana sigue liderando la clasificación en cuanto a volumen de negociación de ETF pero su crecimiento en el primer trimestre, aunque muy destacado, apenas supera el 50% (notamos que los datos de Lipper excluyen las transacciones en bloques). Entre los grandes mercados, el de Euronext París es el que muestra un mayor dinamismo, con un crecimiento interanual en el primer trimestre ligeramente superior al 100%. Los datos a nivel agregado europeo muestran un aumento de la negociación del 58,49%, que se tradujeron en una media de más de 32.000 millones de euros mensuales negociados. Es conveniente puntualizar que los buenos datos pueden atribuirse en buena medida al aumento de la volatilidad de los mercados, ya que existe una clara correlación histórica entre volatilidad y negociación de ETF.

El crecimiento en número de ETF autorizados y cotizando localmente también ha aumentado de manera destacada aunque quizás menos de lo que hubiera podido esperarse inicialmente. Son 32 los ETF que cotizan actualmente en el mercado continuo español, muy lejos todavía de los más de 140 o los más de 80 que cotizan en las bolsas francesas y alemanas por ejemplo. Lipper contabiliza un total de 451 ETF europeos en su último informe.

Las últimas novedades en el mercado local han abierto el abanico de posibilidades a un buen número de ETF, que buscan replicar índices bursátiles más sofisticados como sectoriales o emergentes varios. Si bien ello amplia el número de estrategias que los inversores minoristas pueden considerar, con la facilidad y precio de negociar en la bolsa local, todavía son bastantes los tipos de productos que quedan fuera. Precisamente algunas de las estrategias que mejor funcionaron en el pasado trimestre, como los fondos cotizados de materias primas o los fondos cotizados inversos, no se pueden negociar de momento en la Bolsa española.

Las estrellas del trimestre pasado fueron los ETF inversos, también conocidos como short en su terminología inglesa. Estos son ETF que buscan obtener la rentabilidad inversa de su índice de referencia. Así por ejemplo, si el índice Dow Jones Euro Stoxx 50 desciende un 10%, el inversor obtendría una ganancia del 10% pero si el índice bursátil se revaloriza un 10%, el inversor perdería entonces aproximadamente ese 10%. Incluso se puede ir un paso más allá y comprar un fondo inverso apalancado.

Las circunstancias adversas de mercado han favorecido la eclosión de este tipo de productos. La gestora francesa Société Générale Asset Management dispone en su gama de ETF inversos apalancados que proporcionan potencialmente ganancias del doble de la pérdida que experimente el índice. La gestora tiene ETF de este tipo para los índices Cac 40, DJ Euro Stoxx 50 y S&P. Fue precisamente el fondo cotizado SGAM ETF xBEAR Cac 40 la estrella del trimestre con una rentabilidad del 51,33% en el periodo. El ETF equivalente, referenciado al DJ Euro Stoxx 50, con una ganancia del 40,5%, tampoco se quedó muy atrás. Ello contrasta fuertemente con el hecho reflejado en el informe de Lipper de que sólo 2 de los 325 fondos cotizados de renta variable en Europa cerraron en positivo el trimestre.

Los datos proporcionados arriba ponen de manifiesto como el inversor minorista puede llegar a ganar mucho dinero también en entornos bursátiles bajistas. No obstante, el contrapunto que pone de relieve el elevado riesgo que se asume en este tipo de estrategias son los ETF apalancados largos. Aquí las pérdidas rondan cuando no superan el 40% al duplicarse las minusvalías registradas por los índices.

La otra opción de riesgo que también disfrutó de un mes positivo fueron los ETF de materias primas. Varios de los ETF que buscan replicar el comportamiento de índices agregados de materias primas como el CRB Reuters/Jefferies obtuvieron aceptables rentabilidades. Así, el Lyxor ETF Commodities CRB(Reuters/Jefferies CRB) registró una ganancia del 3,1%. En el caso de sofisticados ETF que buscan replicar el comportamiento de materias primas únicas, como pueden ser los metales preciosos platino y paladio, las ganancias fueron de dos dígitos, superando el 20% en el caso del fondo ZKB Platinum ETF.

Juan Manuel Vicente. Director de análisis de Lipper

El análisis. Atención a los riesgos del sector

Lo expuesto en el artículo es muestra de las posibilidades que proporcionan los ETF, pero conviene recordar que no todo son ventajas.

Destacamos el hecho de que no disfrutan de la ventaja fiscal del traspaso que sí tienen los fondos de inversión tradicionales.

Los errores de seguimiento de los índices pueden llegar a ser elevados en algunos casos.

Por último, muchos ETF interesantes son difíciles de acceder en España o hay que pagar elevadas comisiones al negociarse en otras Bolsas. Otro problema puede ser la falta de liquidez de algunos productos.