CincoSentidos

El primo hermano del golf se afianza en España

El 'pitch & putt' cuenta ya con más de 15.000 jugadores federados

El mundo del ocio vive una constante evolución. Constantemente surgen nuevos deportes, nuevas instalaciones y diferentes modalidades para satisfacer la creciente demanda social: gimnasios con todo tipo de aparatos, entrenadores personales, clases colectivas... Muchas de estas disciplinas recién nacidas pasan de moda a los pocos años. Otras se han hecho un hueco y perduran. Es el caso del pitch & putt, una actividad consolidada en España desde hace varios años y que muchos consideran un sucedáneo del golf.

Al contrario de lo que muchos piensan, no puede decirse que el pitch & putt es un golf en miniatura, aunque sólo sea por no herir susceptibilidades. Porque lo cierto es que el origen de este deporte radica en aplicar las reglas del golf a una escala más pequeña.

Su nombre proviene de dos tipos de golpes golfísticos: 'El pitch es el golpe corto por alto de aproximación al green. Con él se intenta que la bola sobrevuele unos cuantos metros y se frene pronto al caer', explica Daniel Asís, uno de los impulsores del golf contemporáneo en nuestro país. Y el putt, según Asís, es 'el palo especialmente diseñado para hacer rodar la bola hasta el hoyo'.

Este deporte no es demasiado caro, pues requiere un set de palos más reducido

El pitch & putt, que llegó a España en 1990, puede disfrutarse con un equipamiento mínimo.

En sus 17 años de historia ha multiplicado el número de practicantes. Sus principales bazas son tres: se practica al aire libre, permite al jugador caminar sobre un terreno mullido recubierto de hierba y no exige una dedicación de más de dos horas.

El pitch & putt es lo más parecido al golf: es su primo hermano, aunque nació y se desarrolló en Irlanda. Los campos en los que se practica constan de un recorrido de 9 o de 18 hoyos. æpermil;stos son cortos, con una distancia mínima de 40 metros y una máxima de 120, medidos desde el tee de salida -instalado en una alfombrilla de hierba artificial- hasta el centro del green, donde se encuentra el hoyo en el que hay que embocar la bola.

El material que se emplea en el juego, como la bola y los hierros cortos para tirar a esta distancia, además del putt, son los mismos que se utilizan en el golf. Sede en Cataluña

El pitch & putt es un modo de hacer deporte y pasárselo bien sin realizar un dispendio económico importante. El set de palos, al ser más reducido, es más barato. Además, la mayoría de los campos cuentan con material de alquiler. Esta modalidad se ha desarrollado sobre todo en Cataluña. La Federación Catalana de este deporte, que no tiene ningún vínculo con la Real Federación Española de Golf, cuenta con 33 campos y más de 15.000 jugadores federados.

Ahora está empezando a reordenar el pitch & putt en el resto del país. Un hecho único en Europa, puesto que ninguna federación nacional de golf ha asumido la tutoría del juego, que cuenta con sus propios órganos europeo (EPPA) y mundial (FIPPA). Ambos organizan competiciones de ámbito internacional, en las que Cataluña toma parte.

Menor impacto medioambiental

Antoni Lloret, de la Federación Catalana de pitch & putt, explica que 'no es obligatorio federarse para jugar, pero la mayoría de los jugadores que lo prueban acaban por sacar su licencia'. Como en el golf, dependiendo del nivel de juego, a los jugadores se les otorga un handicap, que es la ventaja que recibe por parte del campo para competir con igualdad.

La Federación Española exige que los jugadores estén federados, pudiendo mejorar el handicap de golf practicando el pitch & putt. Para construir un campo de 18 hoyos basta con una superficie de seis hectáreas. Si el terreno se consigue en las inmediaciones de una zona próxima a un núcleo urbano importante, el éxito de la explotación está asegurado. La inversión total no supera el millón de euros.

Otra de las ventajas de pitch & putt es su sostenibilidad: sus campos necesitan menos agua y menos personal y maquinaria que un campo de golf, cuyos proyectos suelen ir acompañados de promociones inmobiliarias, lo cual limita el crecimiento experimentado en los últimos años.

El pitch & putt, que permite disfrutar al aire libre sin invertir las cuatro horas que nadie se salta en un campo de golf, también tiene un impacto medioambiental menor, y no deja de ser un método eficaz para acercarse a un campo de golf o para que los golfistas mejoren su juego corto.

'Pitch & Putt'. Un deporte en desarrollo

El pitch&putt nació en Irlanda, se practica en campos con nueve o dieciocho hoyos y utiliza los mismos materiales que el golf.

Entre sus ventajas destacan el hecho de que se practique al aire libre y que no exige demasiada dedicación de tiempo.

Cataluña es el centro de este deporte en España. Allí hay 33 campos y 15.000 federados.

Sus jugadores defienden que no se trata del golf a pequeña escala.