OPV

Renovables rebaja a 5,3 euros por título el precio de su salida a Bolsa

Iberdrola Renovables fijó ayer el precio definitivo de su salida a Bolsa en el más bajo de la banda de precios orientativa, que llegaba hasta los siete euros. La floja demanda en el tramo internacional de la OPV, 1,6 veces, impidió a la filial apurar el precio. En los tramos nacionales, menos voluminosos, la demanda triplicó la oferta, Pese a haber fijado el precio en la parte baja, Renovables será el undécimo valor más capitalizado del mercado español.

La demanda no acudió el día clave. O, al menos, no a cualquier precio. Iberdrola decidió ayer colocar la filial de Renovables al precio más bajo de la banda orientativa, entre 5,3 y siete euros por acción, que valora la compañía en 22.400 millones de euros. 'Al abrir los libros de registro de los fondos, tanto los que están en Iberdrola como los nuevos, se ha visto que optaban por precios en la parte media-baja', según explican fuentes cercanas a la operación.

La demanda ha cumplido en los tramos españoles, al superar la oferta en 3,4 veces en la parte minorista y en tres veces en la parte institucional, aunque en este segmento la demanda comunicada por Iberdrola a la CNMV el día 3 era de 3,3 veces. Teniendo en cuenta, además, que los cálculos del día 3 se hicieron al precio medio, la demanda nacional cayó un 21,7%: de 2.340 millones de euros la semana pasada a 1.832 millones de euros según los datos de ayer.

La clave estaba, de todos modos, en los fondos extranjeros, a quienes iba dedicada el 65% de la colocación, sólo han sobresuscrito la oferta en 1,6 veces, forzando de este modo a la compañía a recortar el nivel de salida.

IBERDROLA 9,40 -0,04%

Con todo, Iberdrola Renovables, que ha protagonizado la mayor salida a Bolsa de la historia del mercado español en una operación de 4.477 millones de euros, saldrá a cotizar mañana con 314.000 accionistas. En su capital han entrado 420 fondos, de los que 230 son internacionales.

A 5,3 euros, la filial de Iberdrola se convierte en la undécima empresa del mercado por capitalización bursátil, con 22.400 millones de euros. Al haberse colocado en la parte baja, queda lejos de Inditex y Repsol, ambas en el entorno de los 30.000 millones de euros, frente a los 29.600 que valdría Renovables a siete euros por acción.

A estos niveles, Iberdrola Renovables era considerada cara por expertos y fondos de inversión. La compañía jugaba con la carta de que este valor, líder mundial en energías alternativas y valor más líquido del sector -claro candidato al Ibex-, generaría por su posición de mercado una amplia demanda. Por este motivo, y según fuentes del mercado, no querían entrar a precios altos pero tampoco condicionar las órdenes a niveles demasiado bajos para no quedarse fuera de la operación. Se barajaban niveles en el entorno de los seis y 6,5 euros por acción. El equilibrio que se mantuvo hasta el lunes, último día para pedir acciones y jornada clave en todas las operaciones. El comprador ganó el regateo: la demanda falló y Renovables sale al mínimo de la banda orientativa.

A estos 5,3 euros por acción, Iberdrola cotizará de salida con un PER 2006 -veces que el precio contiene el beneficio- de 87,5 veces. Muy por encima de la media del mercado -pero en línea con su sector-. El haber fijado el precio en un nivel bajo supone un acicate para los inversores minoritarios. Pero ésta aún exigente valoración de Renovables, así como la experiencia de las últimas salidas a Bolsa no invita a pensar en un estreno deslumbrante.

En las últimas cuatro OPV -Criteria, Fluidra, Renta 4 y Codere-, el rendimiento medio el primer día ha sido del 0,5%.

Si pidió por 5.000 euros, le tocarán 1.900

Acciones para todos. La demanda minorista en Iberdrola Renovables no fue tan fuerte como para obligar a sortear los títulos, ni tan floja como para que los inversores que pidieron el máximo, 60.000 euros, se encuentren con una cartera demasiado cargada de Renovables. La asignación máxima será de 10.228 euros, o 1.573 acciones a 5,3 euros, para el inversor que hiciese esta petición de 60.000, según los cálculos provisionales con las cifras proporcionadas ayer por la compañía y asumiendo que los actuales accionistas de Iberdrola agotan el tramo destinado para ellos, equivalente al 20% del minorista.

El inversor que, por el contrario, efectuase la petición mínima, 1.500 euros, recibirá 214 acciones valoradas en 1.391 euros. Esta diferencia obedece a que la asignación lineal del prorrateo, que otorga automáticamente 1.500 acciones a todos los inversores, se calcula teniendo en cuenta el precio máximo minorista, es decir, siete euros por acción, cuando la compañía ha salido a 5,3.

Las acciones que no se repartan por esta vía se asignarán de forma proporcional a la demanda no satisfecha inicialmente. Según estos cálculos, se cubrirá este exceso de demanda en un 12%. En total -teniendo en cuenta la asignación lineal- el porcentaje cobertura oscilará entre el 93% del inversor menos agresivo al 17% de quien pidió 60.000 euros. Las peticiones medias, de entre 5.000 y 10.000 euros, recibirán alrededor del 30%. Quien pidió 5.000 euros recibirá acciones por valor de 1.857, quien pidió 7.500 recibirá 2.347 y quien apostó por 10.000 se quedará con 2.722 euros.

La cifra

21,7% . De caída en la demanda institucional española desde el pasado 3 de diciembre hasta ayer, según se deduce de los datos aportados por la sociedad.