_
_
_
_
_
Números rojos

La banca europea esquiva el primer golpe de la crisis y evita las pérdidas

Los 10 grandes bancos de Europa continental han logrado encajar los primeros envites de la crisis crediticia. En el tercer trimestre han mantenido su beneficio en los niveles de hace un año y, en lo que va de ejercicio aún ganan un 14% más. La banca de Wall Street pasa más apuros, y hay analistas que cifran los números rojos entre 0,25 y 0,5 billones de dólares.

La onda expansiva provocada por el terremoto de los créditos de alto riesgo en Estados Unidos ha llegado atenuada hasta el Viejo Continente. Concluida prácticamente la ronda de resultados trimestrales (ayer rindieron cuentas BNP Paribas y Fortis), ya es posible elaborar el parte completo de heridos por los temblores de las hipotecas subprime.

Hasta la fecha, las grandes entidades financieras de Europa Continental -los británicos no presentan resultados del primer y el tercer trimestre- han conseguido mantener la senda de beneficios.

Durante el tercer trimestre, un periodo que se inició poco antes del estallido de la crisis, la nobleza de la banca europea (los franceses BNP Paribas y Société Générale, los españoles Santander y BBVA, los suizos UBS y Credit Suisse, los alemanes Deutsche Bank y Commerzbank, el holandés ING, y el belgaholandés Fortis) ha cosechado un beneficio muy similar al logrado en 2006: 11.960 millones de euros, frente a 12.162 millones (-1,7%).

Una norma contable puede aumentar en 100.000 millones el agujero 'subprime'

El primer ejecutivo de Bear Stearns está en la picota por sus reiteradas ausencias

Descontando el efecto de los dos gigantes suizos (UBS y Credit Suisse), muy afectados por la devaluación de activos ligados a hipotecas de alto riesgo en EE UU, la subida del beneficio habría sido del 20,2%.

Algunas entidades, como el holandés ING o el alemán Commerzbank, no sólo no se han visto afectadas por la crisis, sino que han logrado mejorar su resultado trimestral en el entorno del 50%.

A pesar de algunas manchas en las cuentas de julio a septiembre, la evolución global de los primeros nueve meses del año continúa siendo buena. En los tres primeros trimestres, estos 10 grandes han ganado cerca de 50.000 millones de euros, con una subida del 14,4%.

Los efectos de la crisis crediticia son mucho más graves en Wall Street y, según muchos analistas, aún puede empeorar. El escenario más pesimista lo ofrece el Royal Bank of Scotland, según informa Bloomberg.

Bob Janjuah, jefe de estrategia de esta entidad, cree que, además de las pérdidas causadas por el efecto del crédito subprime, los bancos estadounidenses pueden tener que rebajar el valor de sus activos en 100.000 millones de dólares (68.131 millones de euros) porque una norma contable les va a obligar a ser más prudentes al realizar provisiones por depreciación de activos poco líquidos.

Se trata de la regla 157 del Consejo de Estandarización de Contabilidad Financiera, FASB en sus siglas en inglés, que tiene que entrar en vigor y a la que ya se han adherido algunas entidades.

Janjuah explicaba a esta agencia en Londres que cuando 'se sepa todo de la crisis, veremos entre 250.000 y 500.000 millones de pérdidas'. 'La crisis sigue y es inevitable que cada vez más jugadores tengan que devaluar al menos una porción decente de sus activos'.

Otro analista de Londres, pero esta vez Citigroup, Matt King, afirmaba que la banca va a estar forzada a apuntar depreciaciones en sus CDO (títulos respaldados por hipotecas subprime) de unos 64.000 millones de dólares.

Los datos de este analista no incluyen las cuentas del banco para el que trabaja y que de momento ha dicho que a los 6.500 millones de provisiones hechos en el tercer trimestre puede llegar a sumar hasta 11.000 más.

Una tercera firma de analistas, Creditsights, calculaba el martes que el potencial estimado de pérdidas en el actual cuarto trimestre por los CDO puede llegar a 9.400 millones de dólares para Merrill Lynch, 5.100 para Goldman Sachs, 3.900 millones para Lehman, unos 3.800 para Morgan Stanley y 3.200 para la relativamente más pequeña Bear Stearns.

El consejero delegado de esta última firma, James Cayne, está estos días en el ojo del huracán no sólo por los malos resultados, sino sus prolongadas ausencias -para jugar al golf y al bridge- mientras en agosto los mercados se venían abajo tras el colapso de dos fondos gestionados por su propio banco.

Cayne negaba que haya fumado marihuana en público, como se afirmaba en un reciente artículo de The Wall Street Journal. A sus empleados les ha dicho que estaba centrado en la crisis y que usaba de esta sustancia 'en momentos privados'.

Morgan Stanley pierde 3.700 millones de dólares en su apuesta 'subprime'

Morgan Stanley se ha sumado a sus pares en Wall Street. El banco anunció ayer que en los dos primeros meses del vigente cuarto trimestre, sus provisiones por depreciación de activos ligados con los créditos de alto riesgo (subprime, en ingles) han alcanzado los 3.700 millones de dólares (unos 2.521 millones de euros).En una conferencia con analistas el director financiero Colm Kelleher, explicó que su entidad había conseguido reducir su exposición a este tipo de hipotecas desde los 10.400 millones de dólares (unos 7.088 millones de euros) a fines de agosto hasta dejarla en 6.000 millones. El banco admitió que en el peor de los casos las pérdidas podrían ascender hasta los mismos 6.000 millones.El alcance de las pérdidas sorprendió en algunas esquinas de Wall Street porque Morgan Stanley no es de los mayores suscriptores de CDO (obligaciones de deuda garantizada con diferentes grados de exposición subprime) que es donde se está estrellando la mayoría de la banca. Lo que el banco presidido por John Mack si que ha hecho, y masivamente, es subscribir títulos apoyados en este tipo de hipotecas.

AIG sufre un revés de 1.950 millones de dólares en sus cuentas

La mayor aseguradora del mundo no es ajena a la mayor historia financiera del mundo: el impacto de las hipotecas subprime. AIG ha cerrado el tercer trimestre con unos resultados de 3.090 millones de dólares (unos 2.150 millones de euros al cambio de ayer), un 27% por debajo de los del mismo periodo de 2006.En estos resultados, la aseguradora muestra una depreciación de unos 1.950 millones de dólares en inversiones relacionadas con créditos de alto riesgo. La entidad ha adelantado que en el cuarto trimestre del ejercicio se verá obligada a rebajar otros 550 millones de dólares.AIG no parece haber convencido a los analistas, que habían calculado que los riesgos de depreciación del valor de los activos de esta compañía aseguradora podrían llegar a rondar los 10.000 millones de dólares.No es la primera vez que una entidad calcula mal el valor de sus activos poco líquidos pero en el caso de AIG coindice con un momento delicado en el que su mayor accionista y ex líder, Maurice Greenberg, estudia forzar un cambio al frente de su gestión, según ha informado a la SEC, el regulador de los mercados en EE UU.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_