Lunes de los fondos

El potencial americano

Los fondos que invierten en EE UU son más sofisticados que los que lo hacen en Europa.

El inversor español tiene una lógica tendencia a concentrar sus inversiones en renta variable española y cuando decide salir de los límites patrios lo hace fundamentalmente en Bolsa europea. La combinación del patrimonio invertido en fondos de Bolsa europea y Bolsa de la zona euro es con diferencia la mayor, seguida por los de Bolsa española. Por el contrario, las inversiones en fondos de Bolsa norteamericana se sitúan actualmente en unos magros 1.200 millones de euros, nivel que es ocho veces menor y casi 13 veces menor que lo invertido en Bolsa nacional y europea respectivamente.

Sin embargo, la capitalización bursátil de las Bolsas norteamericanas, es decir casi triplica al de las Bolsas europeas. Esta es una diferencia mucho mayor que la que existe entre otros indicadores agregados económicos de Europa y Norteamérica, lo que revela que el nivel de desarrollo del mercado de renta variable en EE UU es claramente superior.

Su nivel de sofisticación también es más elevado que el europeo. Por ejemplo, su mercado de fondos de inversión de renta variable norteamericana hace una nítida clasificación ateniéndose a los diferentes estilos de inversión y tamaño de las compañías cotizadas. Así, se distingue entre los estilos de crecimiento, valor y mezcla de ambos y en el caso del tamaño o capitalización bursátil de las compañías se segrega entre grande, mediana y pequeña. Lipper en Estados Unidos, por ejemplo, analiza mensualmente en un informe los fondos de Bolsa estadounidense en una matriz que combina los diferentes estilos de crecimiento y capitalizaciones. Ello se considera fundamental para comparar de manera justa productos similares y para ir analizando posibles cambios de tendencia en el comportamiento de cada una de estas combinaciones.

Además, realiza este análisis mediante el estudio de las carteras de los fondos en lugar de la política de inversión descrita por folleto. El objetivo es eliminar posibles desviaciones del gestor con respecto al objetivo de inversión del fondo, proporcionando así una mayor objetividad al análisis. La lógica de realizar este complejo análisis esta más que justificada ya que el estudio del comportamiento de las diferentes combinaciones de estilo y tamaño pone de manifiesto que éste es diferente en el tiempo y que existen fases en los que unos superan a otros.

Los últimos años se han caracterizado por el reinado de las pequeñas compañías y el estilo de inversión valor. Esta combinación de fondos es la que mejores rentabilidades medias ha obtenido si tomamos en consideración el último quinquenio. Sin embargo, hace ya más de un año que esta tendencia empezó a difuminarse y lo transcurrido del presente año o los 12 últimos meses muestran un claro resurgir de las grandes compañías y del estilo de inversión crecimiento. Así, los índices de mercado también lo ponen de manifiesto y los habitualmente usados Russell 1000 ó Russell 2000 Crecimiento superan a sus homónimos Valor con diferencias que alcanzan los dos dígitos en las rentabilidades interanuales.

El ranking de fondos de inversión registrados a la venta en España pertenecientes a la categoría Renta Variable Norteamericana es reflejo de estas diferencias. Lo más alto del ranking de rentabilidad en lo que va de año e interanual esta copado por fondos que se definen como estilo crecimiento. Así, encontramos muchos fondos de prestigiosas gestoras internacionales con la palabra growth en su nombre y de capitalización bursátil grande o indiferente.

En realidad, empresas crecimiento se pueden encontrar en todo el rango de tamaños, habiendo numerosas compañías pequeñas y medianas que disfrutan de elevadas tasas de crecimiento de beneficios y ventas. En una reciente visita a España el director de inversiones de la gestora de origen norteamericano, Legg Mason, que coloca uno de sus fondos crecimiento en lo más alto del ranking, realizaba un interesante comentario. El growth es escaso y es el tema de inversión que debe salir beneficiado en el futuro próximo, pero se deben buscar siempre compañías con valoraciones atractivas que tengan crecimientos de beneficios y flujos de caja. En su opinión existen compañías que disfrutan de ambas características y ponía como ejemplo la mítica y gigante General Electric.

En cualquier caso, tengan presente que elegir el estilo y tamaño acertados será decisivo en los resultados obtenidos. La diferencia de comportamiento interanual entre los fondos más y menos rentables va actualmente desde más de un 20% positivo hasta un 5% negativo.