Renta fija

Los inversores europeos apuestan por comprar fondos en dólares

A pesar del análisis de las posibilidades y perspectivas de la inversión en fondos que invierten en renta fija estadounidense, no hay que olvidar que en los últimos años las rentabilidades de estos fondos han sido generalmente bastante pobres, si no negativas. Durante buena parte de este periodo se han juntado la depreciación de la divisa verde con respeto al euro y el pobre comportamiento de la deuda norteamericana.

La actuación en los primeros siete meses del año ha sido claramente negativa. De este modo, los más de 45 fondos monetarios en dólares registrados a la venta en España se dejan de media un 1,29%, mientras que los cerca de 80 fondos de renta fija en dólares pierden hasta un 2,22%. En un lugar intermedio se sitúan los más de 30 que invierten en bonos en dólares a corto plazo, con un retorno negativo medio en euros del 1,41%. Estos guarismos vienen precedidos por pérdidas bastante abultadas en el pasado año 2006.

Sin embargo, como pone de manifiesto un reciente informe de Lipper, los inversores europeos han venido confiando en estas categorías. Ya el año pasado la de fondos que disfrutó de unas suscripciones netas más elevadas fue la de los monetarios en dólares con cerca de 27.000 millones de euros. Así, superaba a categorías de fondos muy populares entre los inversores, como la renta variable europea o los monetarios dinámicos en euros.

El último informe, que analiza el primer semestre del presente año, revela que los fondos monetarios en dólares se sitúan como los segundos en ventas netas, sólo por detrás de los resurgidos de sus cenizas monetarios tradicionales en euros. No sólo eso, sino que la cifra en la primera parte del año se eleva ya a los 21.700 millones de euros.

Las diferentes categorías de fondos de bonos en dólares no son tan exitosas, pero en cualquier caso sí consiguen atraer dinero de los partícipes de fondos europeos, algo digno de reseñar en un entorno de pérdidas. Concretamente, los fondos que invierten en bonos en dólares a corto plazo consiguen unas entradas netas de 1.200 millones de euros mientras que los de renta fija en dólares se 'conformaron' con 710 millones.

Datos interesantes que invitan a la reflexión, en particular cuando los fondos de renta fija en euros continúan con su imparable sangría de dinero, en un entorno donde los inversores europeos y españoles han aparcado de momento cualquier interés en este tipo de producto. Tres de las cinco categorías que más reembolsos sufrieron en el primer semestre son de bonos en euros, acumulando entre las tres cerca de 20.000 millones de euros.