Energía

Un gasoducto desde Nigeria asegurará el abastecimiento de la Unión Europea

La Comisión Europea ha presentado hoy el proyecto del gasoducto transahariano, un conducto de 4.300 kilómetros que llevará gas a Europa procedente de Nigeria pasando por Níger y Argelia, con una capacidad de 30 billones de metros cúbicos que podría ser realidad a partir de 2015. La terminal de salida estará en Brass, en el delta del Níger, mientras que su punto de llegada se localizará en Beni Saf o El Kala, en Argelia.

La presentación ha tenido lugar durante una conferencia en la que participaron, entre otros, el comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, los ministros de Energía de Argelia y Nigeria y el grupo energético estatal argelino Sonatrach.

Piebalgs enfatizó la importancia que tiene el proyecto para la Unión Europea la colaboración en el marco de Euromed y de la futura Asociación energética entre la UE y Africa y subrayó ¢la necesidad de diversificar suministros y rutas para garantizar el abastecimiento energético en el futuro.

¢El gasoducto transahariano podría constituir una fuente de abastecimiento y una ruta prometedora para la Unión Europea. En este contexto es necesario evaluar las reservas de gas disponibles, la viabilidad técnica y económica del proyecto y el desarrollo geográfico en la región. La conferencia de hoy debería ayudarnos dar respuesta a estas cuestiones preliminares¢, declaró el comisario.

El acceso de la Unión Europea a las reservas de gas nigerianas es especialmente importante dado que la importación y el consumo de energía aumentarán significativamente en el futuro. Previsiblemente, el incremento de la demanda de gas natural y el descenso de la producción propia acarreará un importante aumento de la dependencia de la importación.

Dependencia energética

Se estima que las importaciones supondrán el 85% del consumo de gas de la Unión Europea en 2030, mientras que en 2000, solo el 50% del gas consumido era importado. Este hecho, unido a la dependencia de un número limitado de países productores y a la necesidad de infraestructuras de transporte a larga distancia, dispara las preocupaciones de la Unión Europea acerca de las garantías de suministro a largo plazo.

Las reservas de gas de Nigeria están estimadas en 5 trillones de metros cúbicos -lo que equivale aproximadamente al consumo de toda la Unión Europea durante 10 años-, la mayor parte del cual se destina actualmente a proyectos de Gas Natural Licuado (GNL).

Este negocio está en continua expansión gracias a la creciente demanda transatlántica. Además, el proyecto del gasoducto de Africa Occidental (WAGP, por sus siglas en inglés), firmado por Togo, Benin, Ghana y Nigeria, así como el suministro a Guinea Ecuatorial son planes ambiciosos para proveer a la extensa región de Africa Occidental.