Informe

La Ley de Igualdad no basta para erradicar las diferencias, según la OIT

La Ley de Igualdad española ha sido muy bien valorada por el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), aunque en esta entidad creen que este tipo de normativas no son suficientes para erradicar la discriminación en el mercado laboral.

Así lo recoge el informe La Igualdad en el Trabajo 2007 que presentó ayer el director de la OIT, Juan Felipe Hunt, y que considera que la aplicación efectiva de estas leyes 'suele plantear problemas'. De ahí que el documento considera imprescindible 'un sistema de Inspección de Trabajo sólido y eficaz'.

Según indicó Hunt, los tipos tradicionales de discriminación (mujeres, raza, religión, edad, etc.) siguen vigentes en los mercados, pero alertó sobre la aparición de nuevas formas discriminatorias por motivos de orientación sexual, genética o estilo de vida (fumadores, obesos, etc.) o discapacitados. Entre los datos que maneja el informe están que en el mundo hay 650 millones de personas con discapacidad, de los cuales 470 están en edad de trabajar, igual que la mayoría de los 86 inmigrantes repartidos en el mundo.

La discriminación de las mujeres es, según la OIT, la más extendida y el informe asegura que en la Unión Europea, las trabajadoras siguen cobrando un 15% menos que los hombres por el mismo salario. Esta diferencia es la que atribuyen también para España; aunque los datos del Instituto Nacional de Estadística comparan la masa salarial de hombres y mujeres, sin diferenciar el tipo de trabajo, con lo que esta diferencia es atribuible, en parte, a que ocupan cargos más bajos.

Dicho esto, la OIT reconoce que las mujeres de la UE han incrementado su presencia en cargos directivos en la última década, pasando de un 3,1% al 30,6% actual.