Automoción

Bruselas ve margen para subir el precio de los automóviles

La reducción de emisiones de CO2 en los automóviles puede provocar un incremento en los precios de venta al público de hasta el 18%, pero la industria y los consumidores disponen de margen para encajar esa subida a juzgar por un estudio de impacto realizado por la Comisión Europea.

El documento, que la CE no ha querido publicar tras la división que provocaron en su seno las propuestas para reducir la contaminación en la industria automovilística, acusa también a los fabricantes de alentar con su publicidad la compra de los vehículos menos limpios.

El estudio indica que 'durante los últimos años, los precios de los coches han aumentado significativamente por debajo de la inflación' y se han puesto en el mercado 'vehículos más potentes y mejor equipados, pero más baratos que en el pasado'. 'No sólo no se ha producido una convergencia hacia los niveles de los países más caros', dice la CE, 'sino que los fabricantes han intentado reducir sus precios en los nuevos Estados miembros para atraer a los clientes con presupuesto más bajo'.

El abaratamiento de los coches ha coincidido, según Bruselas, con un incremento de su peso (en más del 15%) y de su potencia (más del 28%). El porcentaje de vehículos 4x4, por ejemplo, se ha doblado en siete años. La Asociación de fabricantes europeos (ACEA) achaca esa evolución a la demanda de los consumidores.

Pero Bruselas cree que 'hay medidas que pueden influir en los dos parámetros la oferta y la demanda. Y la CE señala, en concreto, que un estudio sobre la publicidad de automóviles en Alemania y Reino Unido revela que 'los coches anunciados emiten como media un nivel de CO2 más elevado que los vendidos'.