Cajas

Las cajas vascas reforzarán en 2007 su expansión con 124 nuevas oficinas

Las tres cajas de ahorros y las dos cooperativas de crédito radicadas en el País Vasco pondrán en marcha este año la mayor ofensiva comercial de su historia, con la apertura de 124 sucursales fuera de su territorio de origen, 24 más que en 2005.

Las cajas de ahorros (BBK, Kutxa y Vital) y los cooperativas de crédito (Caja Laboral e Ipar Kutxa) quieren acelerar su expansión. Este proceso, iniciado tímidamente a principios de 2000, ha cobrado ahora especial relevancia tras la irrupción en su territorio natural de otras entidades competidoras.

En total, las cajas regionales tienen previsto inaugurar este año 124 sucursales fuera del País Vasco, 24 más que en ejercicio 2005.

Este año, BBK tomará el relevo a Kutxa en el número de sucursales que pretende poner operativas. La caja presidida por Xabier de Irala tiene previsto inaugurar 50 y finalizar 2007 con un total de 193 oficinas fuera de su zona tradicional. Levante, Madrid y Andalucía serán, entre otras, las principales comunidades donde pretende captar clientes.

Ritmo de aperturas

Kutxa, por su parte, mantendrá el mismo ritmo de aperturas que en 2006, cuando cerró con una red exterior superior en número a las que cuenta en Guipúzcoa. Así, tiene previsto cerrar con 40 nuevos centros y acabar el ejercicio con 200 sucursales. La entidad capitaneada por Carlos Etxepare fue la primera de las tres cajas de ahorro radicadas en el País Vasco en iniciar un proceso de expansión que ya le supone más de la mitad de su negocio. Aspira a ganar cuota en Cataluña, Galicia, Andalucía y Levante.

Esta entidad también fue la primera en abordar su crecimiento con oficinas en Francia, un proyecto que le ha llevado a contar con cinco sucursales en el país galo. Según anunció su presidente, la caja iniciará este año un proceso de reflexión sobre sus inversiones en Francia, para en 2008 aplicar una agresiva estrategia de aperturas con el objetivo alcanzar las 50 sucursales allí en 2010.

Caja Vital, la más pequeña de las tres, tendrá un desarrollo más lento. Su propósito es poner en funcionamiento siete nuevas oficinas fuera de Álava para tener una red de 28 en 2007. La caja presidida por Gregorio Rojo superará este ejercicio los objetivos marcados en su plan estratégico para el periodo 2005-2008 que preveía sólo dos aperturas en su red exterior.

Caja Laboral, la cooperativa de crédito en la órbita de Mondragón Corporación Cooperativa (MCC), concluirá 2007 con 22 aperturas y una infraestructura en el exterior de 140 sucursales fuera del País Vasco y Navarra. La cooperativa centrará sus principales esfuerzos en crecer en Madrid y Asturias.

Ipar Kutxa, ubicada fundamentalmente en Vizcaya, pretende incrementar su presencia en Álava, donde ya tiene 15 oficinas y desea inaugurar cinco locales más.

Un beneficio conjunto de 674,8 millones de euros

Las cinco entidades de crédito vascas cerraron el pasado año con unos suculentos beneficios que sumaron en conjunto 674,8 millones de euros. Como líder por ganancias se situó BBK con 251 millones de euros, un 26% más que en el ejercicio anterior. Le siguió por resultados Kutxa de Guipúzcoa, que obtuvo un beneficio de 194,2 millones. Detrás se colocó Caja Laboral con 154,4 millones, pero que ocupa el segundo puesto en número total de oficinas, tras la BBK, con 372 sucursales.

Vital, la que tiene el balance más reducido de las tres cajas de ahorro, generó unos números negros de 61,5 millones de euros. Ipar Kutxa, por su parte, con una red que ligeramente sobrepasa las 80 oficinas, tuvo un beneficio de 10,2 millones con incrementos en todos sus márgenes.

Si se produjera la fusión de las tres cajas de ahorros de Euskadi (Vital, BBK y Kutxa), un proyecto que sus presidentes siguen barajando, la nueva entidad contaría con 900 oficinas, de las cuales 421 corresponderían a su red exterior.