CincoSentidos

Madrid prohibirá circular por el centro a los coches muy viejos

El ayuntamiento establecerá una pegatina verde que impedirá el acceso al centro a los más contaminantes

Apartir de 2008, los coches que quieran circular por el centro de Madrid deberán estar provistos de una pegatina verde que les acredite como poco contaminantes. En principio, aquellos que hayan sido fabricados antes de 1993 (y por tanto, de más de 13 años) tendrán difícil conseguir el pasaporte. No obstante, según explica a Cinco Días la concejala de Medio Ambiente, Paz González, se permitirá que los coches que hayan sufrido una adaptación (básicamente con catalizador y algunos filtros) puedan obtener la pegatina verde.

æpermil;ste es una de las medidas, quizá la más llamativa, que presentó ayer el Ayuntamiento de la capital para reducir el nivel de contaminación atmosférica. Se trata de la Estrategia Local para la Calidad del Aire de la Ciudad de Madrid y que según explica González se adopta para poder cumplir con las directivas europeas que exigen una calidad del aire mínima en las urbes comunitarias. El Ayuntamiento tendrá a partir de 2008 otros dos años para probar si con la prohibición de los más viejos será suficiente. De no ser así, a partir de 2010 se dará una nueva vuelta de tuerca y se prohibirá la circulación a aquellos que se han fabricado antes de 2001. 'La normativa europea ha graduado la tipología de los vehículos en función de sus niveles de contaminación. Los Euro1 son los más contaminantes y los Euro5 los menos. Por eso, en 2008 entrarán en primer lugar los Euro1 y si no es suficiente se ampliará a los Euro3', explica la concejala madrileña de Medio Ambiente.

Y no sólo se incrementará el número de coches que no pueda circular. También se irá ampliando la zona restringida al tráfico. En una primera fase, a partir de 2008, se limitará al área comprendida entre los paseos de Recoletos y Prado, las rondas, las calles de Bailén y Ferraz, el paseo del Pintor Rosales, Marqués de Urquijo, Alberto Aguilera y Génova. En una segunda tanda se sumará el barrio de Argüelles, Chamberí, Retiro y el barrio de Salamanca.

Paz González niega que con esta medida se esté primando a las personas de mayor poder adquisitivo y, por tanto, con mayor capacidad de cambiar de coche. 'Por el contrario, precisamente hemos tomado una medida poco economicista y hemos intentado evitar la discriminación. Por este motivo, hemos descartado establecer un peaje como han hecho en Londres y hemos optado por el modelo de la Zona de Emisión Baja (ZEB) que ha adoptado Estocolmo'. Según la edil madrileña, se trata de premiar a las personas que más adaptadas estén a las normativas europeas.

El plan se ha establecido para un periodo de cinco años -2006 a 2010- y se ha dotado con un presupuesto de 500 millones de euros; 100 millones cada año. Este dinero se empleará en mejoras viarias y dar más espacio para peatones, pero también para incentivar a determinados colectivos de flotas privadas, como por ejemplo taxistas, para la transformación de sus vehículos. Pero entre los incluidos, también se encuentran los residentes que recibirán ayuda financiera para adaptar su viejo vehículo o adquirir otro.

El plan, además de restringir el tráfico a los coches más viejos a las zonas más céntricas, establece otras medidas para rebajar la contaminación. Así, se mejorará y fomentará el transporte público, con la ampliación en un 30% del carril bus; aparcamientos disuasorios; la mejora de la flota de los autobuses urbanos o la creación de un taxi-bono.

Pero también, se establecerán puntos de suministro de combustibles alternativos menos contaminantes o se fomentará el uso de las bicicletas.

Una solución adaptada a las necesidades de cada modelo de ciudad

La preocupación por la contaminación ambiental que provocan las emisiones de los vehículos es una constante en muchos países. Madrid se suma así a una lista de ciudades que han adoptado medidas para limitar el impacto ambiental del tráfico en las zonas más populosas.

¦bull; Estocolmo. La ciudad nórdica ha establecido un modelo similar al que prevé adoptar Madrid para limitar la circulación de los vehículos más contaminantes. El proyecto Trendsetter, dirigido a mejorar la calidad del aire en la ciudad, los niveles de ruido y congestión, tiene como uno de sus objetivos que en 2020 el 20% de los vehículos sean limpios.

¦bull; Roma. Para circular por amplias zonas del casco histórico (otras han sido cortadas totalmente al tráfico rodado) es preciso exhibir un distintivo que identifica a los residentes y comerciantes del área. Los coches con permiso para circular deben llevar un dispositivo de telepeaje, mientras que en las áreas más complicadas existen detectores que comprueban que el automóvil tiene autorización. En caso de no ser así, fotografían las matrículas y se impone una multa. Si se necesita circular por las zonas restringidas hay que solicitar un permiso municipal.

¦bull; Tokio. Los habitantes de la ciudad no pueden adquirir un automóvil a menos que acrediten que cuentan con una plaza de aparcamiento.

¦bull; Londres. Utilizar el coche por el centro de la capital inglesa implica abonar un peaje que cuesta 5 libras (ocho euros). A aquellos conductores que contaminan menos se les aplican descuentos por eficiencia energética. El dinero recaudado con esa tasa se utiliza para mejorar el transporte público, que utiliza el 85% de los habitantes de la ciudad.

¦bull; México. Hace años que el tráfico de la ciudad se rige por el sistema de matrículas alternas. Así, unos días pueden circular los vehículos cuyas matrículas acaben en una cifra par y los siguientes aquellos cuya matrícula termine en un número impar.