EE UU

Greenspan se despide de la Reserva Federal con otra alza de tipos

La Reserva Federal de Estados Unidos subió ayer un cuarto de punto los tipos de interés, que quedan en el 4,5%, el decimocuarto incremento consecutivo. Tras 18 años y medio en el cargo, Alan Greenspan se despide de la institución en un momento en el que existen dudas sobre la fortaleza del crecimiento de EE UU.

El comité abierto de la Reserva Federal cambió ayer ligera pero fundamentalmente el mensaje con el que acompañaba la noticia de su decisión de subir los tipos de interés.

La reunión de los gobernadores presidida por Greenspan eliminó la referencia a posibles subidas 'mesuradas' en el futuro dejando ver que la campaña de alzas automáticas que comenzó a mediados de 2004 está más próxima que nunca. Es la segunda vez desde mayo de 2004 que cambia el mensaje; la primera vez fue en diciembre para señalar que el estímulo monetario está prácticamente retirado.

No obstante Greenspan no se va sin dejar abierta la puerta para que el próximo presidente de la Reserva, Ben Bernanke, tenga flexibilidad para seguir con las alzas si las presiones inflacionistas se disparan. 'El Comité juzga que una política monetaria de mayor afirmación podría ser necesaria para disipar los riesgos que puedan cernirse sobre los objetivos de tener el crecimiento económico sostenible y la estabilidad de precios en equilibrio', reza el comunicado de la Fed.

Las siguientes alzas estarán más sujetas a la evolución de crecimiento y precios

Los analistas no dudaban de la subida de los tipos de ayer, pero los siguientes movimientos dejan de ser predecibles. El mensaje mandado por la Fed es que a partir de ahora las decisiones estarán más sujetas a la evolución del crecimiento y la inflación.

La autoridad monetaria ha querido otorgarse esta flexibilidad porque la economía da muestras de una cierta ralentización (en el cuarto trimestre de 2005 creció a ritmo del 1,1%) y una de las fuentes de crecimiento, el mercado de vivienda da muestras de haberse estabilizado, mientras los precios de la energía acechan la inflación.

El dictamen sobre la economía no es negativo pero si cauto. 'Aunque los recientes datos económicos han sido desequilibrados, la expansión de la actividad económica parece sólida. La inflación subyacente se mantiene contenida, sin embargo posibles incrementos en la utilización de recursos y elevados precios de la energía pueden añadir presión'.

Con esta decisión, Greenspan abandona la presidencia de la Reserva y cierra un capítulo de su vida que le ha valido el título de Maestro y le ha convertido en una de las figuras económicas más influyentes del mundo. Durante su mandato, en EE UU se ha vivido la expansión más larga en la historia del país y solo dos ligeras recesiones de un año de duración. Y todo ello a pesar del crac del mercado en 1987, dos guerras en el Golfo Pérsico, la explosión de la burbuja en 2000 y los atentados terroristas de 2001.

En el momento en el que deja su despacho de la avenida de la Constitución de Washington, y abre su consultoría, la economía crece a una media del 3,5%, la tasa de desempleo está por debajo del 5% y la inflación subyacente sube a un ritmo muy moderado del 2,2%, ligeramente superior del objetivo numérico de inflación que desea Bernanke aunque es algo que dice que no quiere imponer.

La mayoría de los analistas cree que Bernanke estará al frente de una Fed que funcionará en el piloto automático fijado por Greenspan y que permitirá que la economía se mueva a un ritmo sólido.

Aunque la próxima decisión de la Fed sobre tipos no se tome hasta el 28 de marzo, Bernanke tendrá oportunidad de presentar sus credenciales ante el Congreso los días 15 y 16 de febrero cuando presente el informe de política monetaria ante las Cámaras.