Clara Gaymard

'Las reformas atraerán más capital a Francia'

La máxima responsable de la atracción de inversiones productivas hacia su país explica en esta entrevista la 'bondad' de las reformas estructurales emprendidas en Francia en los últimos años y el papel que juegan y jugarán allí las empresas españolas

Su carrera empezó en 1982, en el Ayuntamiento de París regido por Jacques Chirac. Ha trabajado en el Tribunal de Cuentas y en la Dirección de Relaciones Internacionales del Ministerio de Economía. En 2001 fue nombrada presidenta de la recién creada Agencia Francesa para las Inversiones Internacionales (AFII), organización instaurada en una veintena de países en los que busca atraer empresas a base de información y asesoramiento. A sus 45 años, también ha tenido tiempo para escribir tres libros y ser madre de ocho hijos.

¿Qué bondades del mercado francés son sus preferidas a la hora de convencer a los inversores españoles?

Francia ha cambiado mucho en los últimos tres años gracias a las reformas estructurales. El sistema de jubilación y el sanitario han sido modificados para asegurar su viabilidad futura. La creación de empresas se ha facilitado hasta niveles de EE UU: no se requiere capital y los trámites duran una semana; con estas mejoras, la creación de empresas ha crecido un 20% en el último año. Para los inversores extranjeros también es muy interesante el sistema de deducciones para el fomento de la innovación. En caso de no resultar rentable, el 50% del gasto en I+D se devuelve a las empresas en los tres años siguientes a su realización. Las reformas van a atraer más capital a Francia. Un ejemplo claro es el de Microsoft, que ha creado allí un laboratorio de investigación.

Parece que la jornada de 35 horas no ha funcionado y las protestas en la calle son frecuentes...

La ley se retocó en marzo para que empresarios y trabajadores puedan acordar jornadas más amplias. Las protestas tienen un nexo común: el miedo a la pérdida de poder adquisitivo. Hay un desempleo del 9% y el crecimiento es débil. Por eso las reformas van en el buen camino. Creo que la mayoría de los franceses es consciente de la necesidad de cambiar; lo que se necesita es demostrarles los resultados de las reformas.

¿Será útil el recién estrenado contrato de nueva creación?

Es una gran ruptura respecto al modelo anterior. Permite a las empresas de menos de 20 trabajadores contratar por un periodo de dos años y resolver el contrato al final sin más explicaciones. En septiembre se han creado 30.000 empleos. No todos se deben al nuevo contrato, pero tiene mucho que ver.

La reforma fiscal es el proyecto estrella del primer ministro Villepin...

La reforma del impuesto sobre la renta, que limita el tipo máximo al 40%, será positiva. Además, se asegura que la suma de los tributos pagados a cualquier administración no superará el 60% de los ingresos, lo que facilitará el regreso de las grandes fortunas a Francia.

¿Cuál es el marco general de la inversión extranjera en su país?

Es el país europeo que más inversión productiva atrae, sólo detrás de EE UU y China. Eso significa que, al contrario de lo que algunos creen, es un país abierto y no proteccionista. El año pasado había en Francia 900 grandes empresas extranjeras en las que trabajan un tercio de los empleados franceses. Contando pymes, el total se eleva a 16.000.

¿Cuáles son los últimos datos de los que disponen?

2003 y 2004 han sido años muy positivos, con sendos aumentos de la inversión extranjera productiva del 20% y el 21%. Y eso que las salidas de flujos desde Estados Unidos han caído mucho por la guerra de Irak.

¿Y el papel de España en este marco?

Su presencia crece a un ritmo muy fuerte. En 2000 había unas 200 empresas españolas en Francia; en 2004, 361. El empleo en ellas ha pasado de 15.000 a 30.000 puestos. Hay que valorar además que la AFII sólo cuenta inversiones productivas, las que elevan la actividad y crean empleo. No contabilizamos fusiones y adquisiciones, como la reciente de Ebro Puleva a Panzani, porque de momento no ha creado actividad nueva.

¿Hablamos entonces de grandes conglomerados?

Cada vez más. La presencia española se limitaba a pymes, pero desde hace un par de años están entrando grupos como Ebro Puleva, Fagor, Altadis, Metrovacesa, Gamesa... Son empresas de sectores muy diversos con una cosa en común: se han dado cuenta del enorme potencial expansivo que tienen. Creo que la empresa española ya es consciente de su poder tecnológico e innovador, y por eso tiende a salir más.

¿Su apuesta para los próximos años?

Soy muy optimista. El éxito de empresas como Zara ha espoleado a bancos, inmobiliarias, agroalimentarias, etc. Hay buenas oportunidades de compra de pymes o filiales de grandes grupos. En las próximas semanas se conocerán varias operaciones importantes...

æscaron;ltimos preparativos para la agencia española

España dejará de ser en pocas semanas la única gran economía europea que aún no tiene una sociedad de captación de inversión extranjera. El Consejo de Ministros aprobó su creación el 22 de julio y están terminando los trámites para su constitución.

La Sociedad Estatal para la Promoción y Atracción de las Inversiones Exteriores, nombre con el que se la conocerá, se constituirá con un capital inicial de 3.000 millones de euros con cargo a los presupuestos del Instituto de Comercio Exterior (Icex). La tutela será del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a través de la Secretaria de Estado de Turismo y Comercio.

La reducción de los flujos de inversión extranjera directa en los últimos años ha llevado al Ejecutivo a crear la Sociedad, entre cuyos objetivos están los de captar inversiones exteriores de nueva generación, mejorar el servicio a los inversores establecidos y potenciales, influir para mejorar infraestructuras y facilidades que propicien la inversión extranjera y transmitir una imagen de España asociada a un país competitivo altamente internacionalizado.

La nueva sociedad no escapa al omnipresente debate estatutario: el portavoz de CiU pidió el martes en el Congreso que su sede se construya en Barcelona.