CincoSentidos

Planificar con éxito una herencia internacional

Los expertos en planificar el reparto de herencias internacionales tienen muy claro el perfil de sus clientes. Son grandes fortunas, con bienes repartidos en diferentes países, en ocasiones sin un domicilio fijo (no porque no tengan vivienda, sino más bien porque tienen varias) y con una fuerte vocación internacional. 'No es el empresario tradicional o el rico de toda la vida. Es gente muy cosmopolita, hasta el punto de que a veces no sabes dónde residen: tienen una casa en París, otra en Nueva York, otra en Londres, otra en las Bahamas. Viven dos meses aquí, tres allá', explica un asesor de un departamento de gestión de grandes patrimonios en una firma legal española.

Pese a que sus propietarios no siempre sean conscientes de ello, planificar este tipo de sucesiones es un proceso complejo que puede llevar de dos a cinco años. El motivo es que, a excepción del propio hecho de la muerte, nada aquí se deja al azar. 'Una herencia mal planificada es muy complicada. Si no se organizan bien todos los temas, a la mínima chispa de litigio los pleitos son largos y muy caros porque se juntan diversas jurisdicciones', señala María Sanchiz, responsable del departamento de Grandes Patrimonios y Empresa Familiar de Landwell en Madrid.

El proceso de planificación comienza normalmente con una reunión en la que los clientes, que a menudo llegan acompañados de su familia, deciden no sólo qué quieren hacer con sus bienes, sino dónde van a vivir o cuál va a ser el lugar de residencia de sus herederos. æpermil;ste es un aspecto clave, ya que en algunos países la legislación aplicable a la herencia la determina el lugar de residencia del dueño del patrimonio, mientras que en otros, como España, la determina la residencia de los herederos.

Antes se recomendabafingir la residencia en ciertos países. Hoy ya no es aconsejable

Toda esa información es utilizada por los asesores para planificar legal y fiscalmente la mejor fórmula para optimizar la herencia. 'Al final todo es un juego de estrategia, vemos dónde están las personas, dónde está distribuido su patrimonio, analizamos los sistemas legales y fiscales de cada país y hacemos una estrategia a medida', explican los especialistas en este tipo de asesoramiento.

Así, la primera cuestión a decidir es dónde realizar testamento y si es mejor realizar uno o varios, en función de los países en los que esté distribuido el patrimonio. 'Un error muy común es el de la gente que hace varios testamentos según los bienes que tenga en cada país. Eso si no hay conflictos entre los herederos puede funcionar; pero si no es así el tema puede convertirse en una torre de babel y bloquear la herencia', advierte María Sanchiz.

La razón es que, excepto en los países de la Europa continental que tienen un derecho civil de origen común, en los países anglosajones y en los paraísos fiscales las normas que rigen las herencias son muy diferentes. 'Lo recomendable es hacer un sólo testamento y hacerlo en función de donde deseen vivir los familiares, para después optimizar en lo posible la situación. Nosotros advertimos del riesgo de elegir residencia por el régimen fiscal sin tener en cuenta el civil. Los herederos pueden quedar desprotegidos', añade.

La idea de trasladar ficticiamente la residencia para contar con una fiscalidad benevolente es una opción que hoy en día resulta muy arriesgada, aunque algunos asesores fiscales continúen recomendándola. 'Antes era muy tradicional el mandar a la gente a residir un tiempo a Suiza o a Mónaco. Hoy en día eso no funciona y no es aconsejable. Hay que hacer las cosas bien, los temas de residencia están muy controlados por los países. Así que si se traslada la residencia debe hacerse de forma real', señala María Sanchiz.

No todo el mundo está dispuesto a hacerlo, por lo que los asesores tratan de ajustar la solución, revisándola periódicamente si es necesario, al plan de vida de la familia. 'Los padres suelen saber donde van a vivir, los hijos mayores también. Pero si nos encontramos el caso, por ejemplo, de un hijo directivo que cambia mucho de residencia, buscamos una solución que, aunque no sea la ideal, sirva para ajustar la fiscalidad a un cierto número de países', añade.

Las soluciones para ahorrar impuestos son muy variadas. 'Pensemos en un español con una empresa familiar cuyos hijos se van a estudiar o a trabajar a Inglaterra. En ese país las donaciones de empresa familiar están muy protegidas y tienen una fiscalidad muy buena si se hacen hasta tres años antes de la muerte del donante. Es una buena solución transmitir de esta forma los bienes, aunque hay ciertas limitaciones que se deben estudiar', asegura un experto en gestión de grandes patrimonios.

Otras veces los clientes son extranjeros que vienen a retirarse a España. 'Hoy en día España es un buen país a efectos fiscales para planificar una herencia' asegura María Sanchiz.

Un perfil típico es el de un alemán con un gran patrimonio e hijos que viene a vivir a España. 'En principio tributaría en Sucesiones, Patrimonio e IRPF, así que lo que hacemos es instrumentalizar su patrimonio como empresa familiar. En España las empresas familiares no tributan en Patrimonio y tienen una bonificación del 95% en Sucesiones. Es una buena solución', explica otro especialista en asesoramiento fiscal.

Suiza, una opción aconsejable

Aunque algunas grandes fortunas no están dispuestas a cambiar de residencia para optimizar la carga fiscal de sus herencias, sin embargo, otras no tienen inconveniente. La cuestión, una vez tomada la decisión de emigrar, es decidir dónde hacerlo. Mientras hace muy poco los destinos recomendados eran los paraísos fiscales, el endurecimiento de las legislaciones en esta materia hace recomendable elegir opciones más seguras. 'Mónaco, por ejemplo, para los españoles ya no es interesante. La normativa sobre paraísos fiscales se ha endurecido mucho y están mal vistos', explica un asesor fiscal.

María Sanchiz, especialista de Landwell, considera que Suiza es un buen lugar para establecerse si a uno no le importa cambiar de residencia a cambio de optimizar su factura fiscal. 'Suiza es un país con una fiscalidad favorable, pero sin ser un paraíso fiscal. Es un país serio, en el que tienes que residir realmente porque controlan mucho estas cuestiones. Allí no caben las residencias ficticias', advierte. No en vano estrellas del espectáculo, como Tina Turner, Sofía Loren, Phil Collins o Boris Becker han elegido el país como residencia.