Normativa

Aprobada la Ley de Morosidad con críticas de la industria alimentaria

La patronal de la industria de alimentación y bebidas, FIAB, ha criticado la Ley de Morosidad que ayer aprobó el Congreso de los Diputados y en la que se incluyen disposiciones para regular los aplazamientos de pago. Con la votación del PSOE, CiU y el PP, se ha logrado una mayoría necesaria para la aprobación final de la ley, que cumple con la transposición de la Directiva comunitaria sobre Morosidad, 'pero mantiene a España en la excepción de contar con los plazos de pago más dilatados de Europa', según denuncia la FIAB.

La Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas expresó ayer 'su insatisfacción porque la regulación de los plazos de pago ha quedado finalmente en 90 días, cuando el PSOE en su programa electoral había defendido la necesidad de unos plazos de no más de 60 días para los productos no perecederos y de 30 para los perecederos', señala la patronal en un comunicado.

La votación del Congreso ha contado con la oposición de Coalición Canaria y la abstención de Ezquerra Republicana.

Según la FIAB, España es el país desarrollado que cuenta con un aplazamiento de pago mayor. 'Los países más liberales comercialmente como Holanda, Alemania o Reino Unido no aplazan nunca por encima de los 30 días, mientras que en nuestro país operan entidades comerciales con más de 130 días de media de plazo de pago y existen casos de aplazamiento sobre industrias de alimentación que alcanzan los seis meses', añade.