Gestión

Con la vista en Estados Unidos

Reclaman mayor integración en el mercado europeo. Y denuncian las trabas y la escasa facilidad que pone la Unión Europea (UE) para hacer negocios y facilitar la movilidad de los profesionales cualificados. El 49% de los ejecutivos cree que Estados Unidos ofrece un entorno más propicio para los negocios que el Viejo Continente.

Reclaman mayor integración en el mercado europeo. Y denuncian las trabas y la escasa facilidad que pone la Unión Europea (UE) para hacer negocios y facilitar la movilidad de los profesionales cualificados. El 49% de los ejecutivos cree que Estados Unidos ofrece un entorno más propicio para los negocios que el Viejo Continente. æpermil;stas y otras conclusiones se incluyen en el informe El negocio inacabado: cómo hacer que el Mercado æscaron;nico Europeo sea una realidad, elaborado por la consultora Accenture y el instituto de investigación Chatham House basado en las opiniones de 451 directivos (341 de ellos europeos, 60 estadounidenses y 50 japoneses). El 95% de los ejecutivos consultados trabaja en compañías con presencia en la UE y un 27% estaba presente en al menos 11 de los países miembros. 'Si queremos ser más competitivos deberíamos tomar como ejemplo la forma de trabajar y de tomar decisiones de Estados Unidos u Oriente, que tienen una mentalidad más global y menos local. Aquí los directivos no tienen un sentimiento europeo ni se promueve la movilidad', señala Gil Gidron, socio de Accenture.

Muy pocos altos directivos tienen experiencia en trabajar en otro país europeo y sólo la sexta parte afirma que todos o la mayor parte de los miembros del equipo directivo tiene experiencia en otro país europeo y un porcentaje aún menor tiene experiencia en Norteamérica o Asia. Muy pocas empresas, tan sólo el 12%, según Accenture, toman sus decisiones estratégicas en función de una perspectiva paneuropea. Y más de un tercio toma estas decisiones de acuerdo con cada país individual.

'Un problema para Europa es que no recibe cerebros de otras partes del mundo, mientras que Estados Unidos es país de inmigración de talento, sabe formarlos, pero sobre todo sabe tenerlos contentos. De Europa ha emigrado mucho talento', afirma Rafael Pampillón, director del área económica del Instituto de Empresa. Sobre este tema también incide el presidente de la consultora UniConsult, Fernando de Salas, quien opina que Estados Unidos ha ganado la batalla tecnológica, 'los profesionales están curtidos, formados, pero en cambio hay países de la UE, como aquellos que se acaban de incorporar, a los que les falta cualificación, aunque las oportunidades de hacer negocio en ellos sean elevadas'.

'En EE UU tardas un mes en crear una empresa, aquí tardas un año'

La facilidad para montar una compañía es, así lo cree Pampillón, uno de los atractivos del mercado estadounidense. 'Los tramites burocráticos son más ágiles que en Europa. Allí tardas un mes en crear una empresa mientras que aquí tardas un año. Se favorece, sin duda, la creatividad y se trabaja con tecnología más sofisticada', matiza el profesor del Instituto de Empresa. Los ejecutivos europeos deben mirar más allá de sus fronteras. Lo explica el socio de Accenture, Gil Gidrón: 'Los españoles se sienten primero españoles y luego europeos. Han de tener una visión más global. El potencial empresarial sólo será efectivo si los europeos somos capaces de crear unas condiciones de mercado que incrementen el comercio, la inversión y la innovación'.

El informe, elaborado por Accenture y Chatham House, critica las graves barreras, además de las normativas, a las que se enfrentan los profesionales, como son el idioma, las costumbres sociales, la capacitación profesional y la desconfianza a los extranjeros. Los ejecutivos sugieren varias acciones que la UE puede realizar para superar esta situación: Mejorar la marca y la imagen de la UE para fomentar una identidad europea más sólida, e introducir un pasaporte del trabajador, similar al área de educación superior concebido en el proceso de Bolonia, con el que promover la movilidad laboral dentro de la Unión Europea.

Proponen, además, ampliar el reconocimiento mutuo, con el fin de favorecer la convivencia cultural; así como mejorar las redes de transporte y nuevas tecnologías y aumentar el ritmo de la liberalización de mercados. Será el primer paso para allanar el camino a los directivos.

'Estados Unidos ofrece más facilidades'

Si comparan la forma de trabajar y de operar en Estados Unidos con Europa, los directivos no lo dudan: prefieren la primera opción. Según el socio de Accenture Gil Gidrón, 'Estados Unidos ofrece muchas más facilidades a los empresarios y ejecutivos a la hora de crear una empresa y en cuanto a favorecer una cultura más aperturista, ayudando a la movilidad de los profesionales'. Asegura que uno de los inconvenientes es la escasa rotación de ejecutivos en Europa. 'Hay menos apertura y experiencia en este terreno, ya que tiene mucho peso la calidad de vida, la cultura y el arraigo a la familia.

En opinión de este experto, 'si queremos competir en Europa debemos integrarnos mucho más'. Y pone como ejemplo la necesidad de homogeneizar tanto las licenciaturas como las barreras fiscales. 'En Europa no son homogéneas ni estándares, no hay agilidad', explica Gidrón, que aconseja a los directivos tener una mayor visión europea.

'Hay que abrir la puerta al talento'

Hay que retener el talento y abrirle la puerta. Es el llamamiento que hace el jefe del departamento de recursos humanos de Esade, Ceferí Soler. Y todo esto lo hace muy bien Estados Unidos. 'En España tenemos que hacer pasaportes abiertos de aquellos oficios que nadie quiere estudiar. Hay que favorecer el trabajo a la gente preparada'. Explica que, por ejemplo, en Estados Unidos se preocupan de seleccionar a los mejores alumnos, 'los hacen esperar porque tienen listas de espera', los tienen dos años estudiando y a los mejores les facilitan la tarjeta de residencia para que sigan investigando. En España, la movilidad viene coartada, entre otros motivos, por la propia cultura del país. 'Cuando alcanzas una determinada posición te acomodas. En Estados Unidos tienen otra mentalidad y están más predispuestos a cambiar de lugar de residencia. También tienen la ventaja de que todos hablan inglés'. Concluye que ir a trabajar a Estados Unidos supone una gran experiencia.

'En Europa el entorno es más difícil'

En España a nadie se le pregunta cómo ha ganado su primer millón. 'Los empresarios y ejecutivos siempre están bajo sospecha', afirma el presidente de la consultora UniConsult, Fernando de Salas, quien señala que para el ejercicio y la gestión de empresas se dan más facilidades en Estados Unidos. 'En Europa, el entorno es más difícil y está menos preparado para el mundo empresarial. Allí se ofrecen muchas oportunidades. Gente poco preparada triunfa. En cambio, aquí para triunfar tienes que ser superdotado', afirma este ejecutivo. La presión es brutal. 'Si las cosas van mal no puedes reducir la plantilla en un 10% sin entrar en un expediente de regulación de empleo (ERE). Con estos inconvenientes no te quedan ganas de contratar a profesionales, si luego me va a costar echarles'. En opinión de De Salas, los directivos europeos son más cerrados e inaccesibles.

Experiencia internacional

Sólo el 12% de las empresas toma sus decisiones estratégicas, según un estudio de Accenture y Chatham House, en función de una perspectiva paneuropea y más de un tercio toma estas decisiones de acuerdo con cada país individual.

El 15% afirma que la mayoría de los miembros de su equipo directivo en Europa tiene experiencia viviendo y trabajando en otro país europeo como parte de su trayectoria.

Y apenas el 9% opina que todos o la mayor parte de los miembros de su equipo directivo en Europa tiene experiencia trabajando en Norteamérica como parte de su trayectoria. El 5% afirma que la mayoría de los miembros de su equipo directivo tiene experiencia en Asia.