Derivados

Jugar a un rango de movimiento

Los mercados están moviéndose en una banda relativamente estrecha pero sin llegar a tomar una tendencia clara. Esta situación se debe principalmente a las incertidumbres existentes a nivel global (precio del petróleo, situación en Irak) y a las dudas sobre la recuperación económica tanto de EE UU, como de Europa y Japón. A pesar de todo ello los mercados se están mostrando fuertes pero sin llegar a tomar una senda alcista.

Para aprovechar esta circunstancia de mercado utilizando productos derivados podríamos comprar un call spread sobre el Ibex 35, de tal forma que compramos una call ATM (con precio de ejercicio igual al nivel actual del índice Ibex 35) apostando por una subida del índice, y al tiempo vendemos una call 200 puntos OTM (con precio de ejercicio 200 puntos superior al nivel actual del Ibex 35) apostando porque dicha subida no sea superior a 200 enteros.

Con esta estrategia aprovechamos un posible movimiento al alza del mercado pero sólo hasta 200 puntos. A cambio, estamos abaratando considerablemente la prima de la opción aunque también estemos limitando los beneficios, ya que si el índice subiera más que nuestra apuesta no sería recogido por la estrategia de compra de call spread.

La ventaja de esta estrategia respecto a la compra de una simple 'call' es la importante reducción que se produce en la prima a pagar y, por lo tanto, en la inversión a realizar

Vamos a construir la estrategia con datos reales del mercado español de opciones y futuros (MEFF), utilizando opciones sobre el futuro del Ibex 35 con vencimiento 15 de octubre de 2004 (ya que el vencimiento de los contratos de septiembre es el próximo viernes). La estrategia consiste en comprar una call 8.000 con vencimiento el 15 de octubre a 143,90 euros, que supone un coste para nosotros, y en vender también una opción de compra de 8.200 puntos con el mismo vencimiento a 57,89 euros, que supone un ingreso. El coste del call spread sería de 86,01 euros 8.000-8.200: (143,90 - 57,89).

El beneficio que obtengamos vendrá determinado por el precio de liquidación del Ibex 35 en el día del vencimiento de nuestros contratos (el 15 de octubre de 2004). Con la call 8.000 comprada obtendremos beneficio si el Ibex 35 sube desde 8.000 por encima de la prima pagada, es decir, a partir de 8.143,9. Con la call 8.200 vendida obtendremos beneficio si el Ibex 35 no sube más de la prima ingresada desde 8.200 puntos, es decir, hasta 8.257,89.

Resumiendo, si el Ibex 35 acaba por encima del 8.200 obtenemos un resultado de 200 puntos menos la prima neta pagada por la estrategia, 200 - 86,01 = 113,99; que respecto a la inversión realizada (precisamente dicha prima neta pagada) supondría una rentabilidad del 132,5% (133,99 / 86,01). Si el Ibex 35 está por debajo de 8.000 enteros el día de vencimiento de los contratos perdemos la prima neta pagada. Y si termina entre el nivel de los 8.000 y el 8.200 el beneficio obtenido será la diferencia del precio final respecto de 8.000 menos la prima neta pagada (por ejemplo, si termina a 8.150 el beneficio será 8.150-8.000-86,01 = 63,99 euros).

La conclusión respecto a esta estrategia de compra de call spread sobre el Ibex 35 es que es muy adecuada para una perspectiva de mercado ligeramente alcista pero considerando que la posible subida tiene un determinado techo. La ventaja respecto a simplemente comprar una opción call para recoger la subida, sea cual sea su cuantía, es la importante reducción que se produce en la prima a pagar, y en la inversión a realizar.