Fondos

El buen gobierno corporativo renta más

Los fondos de inversión que conforman sus carteras con compañías implicadas en políticas de gobierno corporativo son más rentables que los que no tienen en cuenta este aspecto. Esa es la conclusión de un informe elaborado por Lipper y la compañía Governance Metrics International (GMI), que se encarga de medir y calificar el grado de implicación de las empresas estadounidenses en tareas de gobierno corporativo.

'Los gestores de fondos que invierten en compañías de elevada capitalización suelen primar en sus carteras a aquellas compañías con perfiles de buen gobierno empresarial por encima de la media', sostiene el informe. 'Más aún, esos fondos se han comportado mejor que la media en periodos de tres y cinco años, y suelen comportarse mejor que aquellos en cuyas carteras hay mayor número de compañías con un mal gobierno corporativo'.

El estudio se ha realizado con 725 fondos y más de 1.000 empresas cotizadas con una calificación otorgada por GMI.

Esta calificación va de 1 a 10, donde el 10 corresponde a empresas con consejos verdaderamente independientes, auditores también independientes y con influencia y comités de compensación. 'Las estructuras y políticas que limitan la habilidad de los consejeros independientes para supervisar la gestión de la empresa (o acciones que indiquen que el consejo no ha hecho bien su labor) rebajarán la calificación del valor', explica el informe.

Las diferencias pueden llegar a ser notables. De entre los fondos más preocupados por el gobierno corporativo, los más rentables obtuvieron rentabilidades de hasta el 6% en 2001, en el mejor de los casos y pérdidas entre el 2% y el 17% en 2002. Fueron estos años de pérdidas generalizadas en las Bolsas.

De entre los fondos con compañías con malas políticas de gobierno corporativo, las pérdidas alcanzan el 43% en 2001, en el peor de los casos, y del 47% en 2002.

'Las diferencias no siempre fueron estadísticamente significativas', reconoce Sean McLaughlin, portavoz de Lipper. 'Pero, si nos basamos en esta muestra, los gestores que evitaron los valores con baja calificación lo hicieron mejor que aquellos con elevadas participaciones en malas compañías'.

El estudio tiene en cuenta un horizonte temporal mínimo de tres años, dado que un año es poco significativo, sobre todo tras el boom de las tecnológicas, que en general tienen perfiles de buen gobierno por debajo de la media.

'Este estudio pone de relieve una vez más la relación entre gobierno corporativo y rentabilidad', sostiene Gavin Anderson, presidente de GMI. 'Los inversores deberían exigir a sus gestores información sobre el perfil de buen gobierno de las empresas en que invierten. Es un riesgo de inversión que deben conocer'.