CincoSentidos

El origen del cava

El origen de Codorníu se remonta a 1551, cuando Jaume Codorníu inicia la elaboración vinícola en una finca situada en la zona del Penedès (Barcelona). Hoy día, casi cinco siglos después, esta bodega con sede en el municipio de Sant Sadurní de D'Anoia se ha convertido en sinónimo de calidad y liderazgo, configurándose como una firma de prestigio e importante proyección internacional con distribuidores, bodegas y viñedos en diversos países.

Un acontecimiento sumamente importante en la historia de Codorníu tuvo lugar en 1659, cuando Anna, la última descendiente de la familia Codorníu, contrajo matrimonio con Miquel Raventós, también vinicultor y propietario de viñas y bodegas, iniciándose así la dinastía de elaboradores Raventós que continúa hasta la actualidad. Sería un descendiente de éstos, José Raventós i Fatjó, quien elaborara en 1872 el primer cava en España. Este primer cava catalán reproducía el sistema de elaboración francés conocido como champennoise o tradicional y recibió el nombre de Codorníu en honor a la familia. Poco después, otros elaboradores del Penedès seguirían por este camino, elaborando vinos espumosos por el mismo sistema (el término cava no se convirtió en una palabra de uso corriente hasta la pasada década de los ochenta).

En 1894 Codorníu inició sus primeras exportaciones a América. Ese mismo año recibió la medalla de oro en la Exposición Universal de Amberes y un año después consiguió en Burdeos el mismo galardón. Así comenzó su periodo de esplendor y expansión, alcanzando una importante proyección hasta ser reconocido a escala internacional.

Confiando en la prosperidad de su empresa, Manuel Raventós encargó en 1895 la construcción de una bodega de grandes dimensiones, que hoy en día todavía responde a la gran capacidad productiva de la empresa. El proyecto fue realizado por el arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch y no finalizó hasta 1915. En 1976 estas imponentes cavas fueron declaradas Monumento Histórico Artístico Nacional por el rey Juan Carlos I.

En Codorníu sólo se elabora uva procedente de los viñedos propios o de viticultores de la región de las variedades chardonnay, macabeo, xarel.lo, parellada y pinot noir. Una vez en bodega y tras superar los diferentes controles de calidad, se realiza el prensado de la uva. Con la primera extracción obtenida llamada mosto flor se elaboran los cavas Codorníu, que realizarán un envejecimiento en botella de 9 a 36 meses en las amplias cavas de la bodega.

Actualmente Codorníu elabora 14 tipos de cavas diferentes entre los que se encuentran Jaume Codorníu, elaborado mayoritariamente con uva chardonnay; Gran Codorníu, caracterizado por su largo periodo de envejecimiento en botella que le otorga sabores densos; Cuvée Raventós, presentado al mercado en conmemoración de los 125 años de la elaboración de la primera botella de cava, NPU Cuvée Reina María Cristina, una etiqueta creada con motivo del centenario de la concesión a Codorníu, por parte de la reina regente María Cristina, del título de Proveedor de la Real Casa; Codorníu Pinot Noir, un cava innovador concebido exclusivamente a partir de uva pinot noir.

Además, Codorníu elabora los cavas Anna de Codorníu Magnum, Prima Vides Reserva, 1551, Rosé, Mediterrània, Extra, Gran Cremant, Clásico Reserva y Benjamín.

JAUME CODORNÍU Brut

Zona productora: DO Cava.

Crianza: 24 meses de envejecimiento.

Variedades: Chardonnay y parellada.

Temperatura: 7-8º C

Precio: 28,10 euros.

Su cuidada crianza en las cavas le confiere la madurez precisa para resaltar todas las cualidades del cava más emblemático de Codorníu. En cata presenta un color amarillo con ribete oro brillante con fina burbuja de buen desplazamiento vertical. De gran intensidad olfativa complementada con notas de pan grillé y fruta agradablemente compotada. Sabroso, amplio y lleno, de gran equilibrio con un fino carbónico y nítido carácter de su buena crianza y una larga vía retronasal con finas notas tostadas. Acompañará entrantes a base de embutidos frescos y crustáceos. De postre maridará con quesos frescos y hojaldres.

CODORNíU PINOT NOIR Brut

Zona productora: DO Cava.

Crianza: 24 meses de envejecimiento.

Variedades: Pinot noir.

Temperatura: 7-8º C

Precio: 12,20 euros.

Atractivo color rosa cristalino, luminoso y muy brillante; con un buen desprendimiento de pequeña y fina burbuja. En nariz presenta un complejo aroma floral y abundantes recuerdos de frutos rojos maduros -frambuesa y grosella-, sobre un ligero fondo de pan tostado. En boca es fresco y ligero. En mitad de boca aparecen agradables sensaciones táctiles procedentes de un carbónico magníficamente integrado. Gustativamente destaca su gran carácter frutal. Por vía retronasal reaparecen las notas florales y frutales percibidas en nariz. Larga persistencia final. Acompañará toda la cena. Ideal acompañante de aves de carne blanca asadas como la pularda o el capón.

NPU CUVæpermil;E REINA MARíA CRISTINA Brut

Zona productora: DO Cava.

Crianza: Entre 18 y 24 meses de envejecimiento.
Variedades: Chardonnay, xarel.lo y macabeo.
Temperatura: 7-8º C

Precio: 14,90 euros.

Homenaje de Codorníu a la concesión del título de proveedora de la Casa Real. Presenta en cata un color amarillo pajizo con ligero ribete dorado. Limpio y brillante. Abundante burbuja de fino tamaño con buena formación de corona. Buena intensidad aromática con ligera reducción bien entremezclada con notas frutales. Muy agradable en boca con fino carbónico en el paladar que le confiere un delicado paso y gran redondez. Ágil y vivaz, de buena acidez que le aporta frescura y gran persistencia, y con una frutal vía retronasal y toques anisados. Acompañará mariscos, como las vieiras salteadas con endibias y pescados blancos al horno, como lubina y dorada.

Saber de vinos

Zonas vinícolas del mundo

Nueva zelanda Si hay una tierra situada en el otro confín sin duda son las crestas volcánicas, los recónditos valles y los interminables glaciares de Nueva Zelanda. Este país de reciente descubrimiento (los primeros colonizadores no arribaron a sus costas antes del siglo XVIII) se nos brinda magnífico para la producción de vino, especialmente con sus blancos sauvignon blanc y chardonnay.

Sin duda ha sido uno de los últimos países en sumarse a la famosa franja productora de vino. Nos sorprendió California y Chile, nos deslumbraron los vinos de Suráfrica o Australia. El cultivo de la vid en Nueva Zelanda es relativamente nuevo. Será en 1819 cuando Samuel Marsden, capellán del Gobierno de Nueva Gales del Sur traiga a estas tierras las primeras cepas. Este primer impulso tomó fuerza cuando el obispo católico Pompallier importó nuevas variedades francesas. Las diferentes oleadas de colonizadores que ha sufrido el país a lo largo de los años (alemanes, franceses, libaneses, …) reforzaron este tipo de cultivo, desafiando la dura climatología de este nuevo mundo.

Historia. La industria vitivinícola inicia su verdadero despegue hace unos 30 años. Desde ese momento, las bodegas han asumido rápidamente las más avanzadas tecnologías de elaboración, los viñedos se han cuadriplicado en extensión y la calidad del vino neozelandés ha adquirido un prestigio y un respeto dentro del mercado internacional. Las exportaciones, antes limitadas por las propias condiciones de lejanía de los principales mercados, han crecido hasta alcanzar hoy en torno a un 20% de la producción total del país. Nueva Zelanda produce en la actualidad una gran variedad de vinos, pero su fama la debe principalmente a dos variedades, chardonnay y sauvignon blanc, y a los magníficos blancos.

Comarcas vinícolas. La viticultura neozelandesa se distribuye principalmente en nueve comarcas. La selección de las variedades se ha realizado en razón de las condiciones climáticas (en ocasiones realmente duras a consecuencia de las fuertes heladas y las lluvias torrenciales). A pesar de la suave influencia de un clima marítimo, existen grandes diferencias entre los vinos elaborados en la zona norte y en la zona sur. En North Island (Isla del Norte) encontramos zonas de producción como Auckland, Hawke's Bay, Waikato, Wellington, Northland, Bay of Plenty o Poverty Bay. Allí se han adaptado magníficamente variedades que maduran tardíamente, como el cabernet sauvignon. En la isla situada al sur, South Island, se hallan zonas vinícolas como Nelson, Canterbury, Otago o Marlborough. En South Island las variedades adaptadas son aquellas con que maduran antes y soportan perfectamente las frías condiciones climáticas meridionales. Encontramos gewürztraminer, pinot noir y chardonnay. En ambas zonas podremos descubrir el sauvignon blanc, pero dará como resultados vinos muy diferentes: maduros y dulces en el norte, herbáceos, aromático y fresco en el sur.