Tren

El GIF usa móviles especiales para garantizar la seguridad del AVE

Un cúmulo de dificultades han ensombrecido la puesta en marcha de la línea AVE de Madrid a Lleida, cuya inauguración está prevista para el día 11, con un año de retraso. Los principales problemas se han presentado en la señalización, que conforma el núcleo central de la seguridad en cualquier explotación ferroviaria.

Ante esta delicada situación, el GIF ha encontrado en un sistema especial de telefonía celular, el GSMR, la garantía de que podrá actuar con rapidez en caso de que se produzca algún fallo en los sistemas de señalización convencional, especialmente el ASFA, que tantos quebraderos de cabeza le ha producido en los últimos 12 meses.

Desde hace algunas semanas, un número elevado de personas clave en el desarrollo de las pruebas que se han venido realizando en la línea AVE -maquinistas, jefes de estación o agentes del puesto de control- han sido equipados con estos teléfonos móviles especiales. A partir de esta semana también serán usados por distintos empleados de Renfe con responsabilidad en el servicio.

Estos terminales móviles especiales permiten mantener conversaciones entre responsables de la explotación de la línea, y también intercambiar información de datos, aunque esta última funcionalidad es mucho más limitada. El GIF consigue con el sistema GSMR que se pueda emitir una alarma verbal si falla el sistema de bloqueo o alguna de las balizas del dispositivo de seguridad ASFA, como ya ocurrió en los viajes promocionales del AVE realizados en febrero y que provocaron la suspensión de las pruebas y el aplazamiento de la explotación comercial.

El GSMR para el AVE entre Madrid y Lleida fue adjudicado a la multinacional alemana Siemens. El despliegue del equipamiento de estaciones base y de fibra óptica de conexión se encuentra operativo 'desde hace meses', según han confirmado distintas fuentes.

El suministrador ultima ahora la instalación de una segunda red de estaciones base redundantes que permitirán dar aún mayor fiabilidad al sistema.

El problema de la señalización de la línea AVE sigue centrándose en el desarrollo del sofisticado sistema ERTMS, cuyo desarrollo y despliegue es responsabilidad de las empresas Ansaldo y Cobra.

En la última comparecencia del secretario de Estado de Fomento, Benigno Blanco, éste ha mantenido que esta tecnología se encuentra ya disponible y que su despliegue en la línea, al menos en su primer nivel, se realizará en los próximos meses.

Buscar solución en el satélite

Durante los duros días del mes de febrero, cuando los viajes promocionales del nuevo AVE entre Madrid y Lleida demostraron que la línea no estaba en condiciones de entrar en explotación, los empleados del GIF tuvieron que recurrir a la observación directa de los sistemas de señalización para comprobar si funcionaban correctamente.

Como en el trazado de la línea no existía, ni existe aún, cobertura de telefonía móvil, los trabajadores del ente público fueron equipados con teléfonos vía satélite. El tiempo ha transcurrido y ahora los empleados de la línea ya cuentan con un sistema de comunicaciones específico, el GSMR, para comunicarse unos con otros. Fuentes del GIF han asegurado que la fiabilidad del este sistema es total y negaron que en las próximas semanas, tras la inauguración, vayan a recurrir de nuevo a la telefonía por satélite para garantizar las comunicaciones de seguridad. En cualquier caso, la opción del satélite vuelve a ser considerada como alternativa para las comunicaciones comerciales dentro de los trenes.

El GIF y Renfe están estudiando el uso de este tipo de tecnología para conseguir que en el interior de los nuevos trenes estén disponibles capacidades de conexión electrónica en banda ancha, para ofrecer servicios de entretenimiento a bordo. Sin embargo, se han encontrado algunas dificultades cuando se pasa por taludes de gran altura y por túneles.