Inflación

El diferencial de precios de España con la zona euro sigue en un punto

España mantuvo en agosto en un punto su diferencial de inflación con la media de los países de la zona euro, según datos facilitados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El diferencial quedó invariable debido a que la inflación aumentó en dos décimas tanto en España como en la Unión Monetaria.

Así, el índice de precios de consumo armonizado (mide la evolución del IPC con un método homogéneo en toda la UE) se situó en España en el 3,1%, frente al 2,1% de la media de los países que participan en el euro y el 2% correspondiente a la media de toda la UE.

En la Unión Monetaria, el país menos inflacionista en Agosto fue Austria, con una tasa del 0,9%, seguido de Alemania, con el 1,1%; Finlandia, con el 1,2%; Bélgica, con el 1,6%, y Francia, con el 2%.

Por encima de la media del 2,1% se situaron Luxemburgo (2,3%), Italia (2,7%), Portugal (2,9%), España (3,1%), Grecia (3,3%) e Irlanda (3,9%) -los datos de Holanda no están disponibles-. Entre los países de la UE que no forman parte del euro, la mayor inflación corresponde a Suecia, con el 2,2%, seguida de Dinamarca, con el 1,5%, y el Reino Unido, con el 1,4%.

España sigue siendo, junto a Grecia e Irlanda el país de la Unión Europea con mayores tensiones inflacionistas, provocadas, en parte, por el mayor crecimiento económico, y por otro, por el rebrote de los precios en sectores muy sensibles como la distribución comercial, la hostelería y la restauración.

El objetivo del Gobierno español pasa por reducir el diferencial de inflación con la UE a menos de un punto, para no poner en peligro la competitividad de los bienes y servicios producidos fronteras adentro. Sin embargo, esta meta ha resultado muy difícil de conseguir en los últimos dos años en los que el diferencial ha sobrepasado con creces el punto.

El Ministerio de Economía mantiene una estrecha vigilancia de los sectores más proclives a subidas injustificadas de los precios como es el caso del turismo.