EE.UU

La Bolsa de Nueva York, con problemas para imponer su autoridad

La autoridad reguladora de la Bolsa de Nueva York, socavada por el caso de las posibles irregularidades cometidas por los especialistas de mercado, sufrió un nuevo golpe anteayer, cuando se conocía que el principal intermediario investigado quiere ser supervisado por la SEC, organismo oficial regulador de los mercados. Esta investigación trata de aclarar si los especialistas de mercado, intermediarios que en el parqué de la Bolsa de Nueva York cruzan ofertas y demandas para fijar los precios, han usado la información sobre operaciones de terceros en beneficio propio.

La Bolsa de Nueva York ha pedido a la principal firma investigada, LaBrance, que le remitiese correos electrónicos para aclarar la investigación, pero la firma se negó, por considerar que los correos no son relevantes y son de carácter privado. Esta disputa ya provocó la dimisión de Richard Murphy, miembro del consejo de administración de la Bolsa de Nueva York y jefe de intermediación de LaBranche.

Ahora la firma de valores se ha ofrecido a remitir los correos electrónicos a la SEC, movimiento que delata la falta de confianza en la supervisión de la Bolsa, según Financial Times. LaBranche ha pedido a Milton Mollen, ex abogado de la Corte Suprema de Nueva York, que revise los 8.000 correos electrónicos.

LaBranche, que asegura haber enviado 26.000 correos electrónicos profesionales, asegura que sólo guarda los personales. Además, ha solicitado que la audiencia disciplinaria donde se decida si obstruyó una investigación oficial sea pública. La batalla de los correos electrónicos amenaza los resultados de la investigación iniciada por la Bolsa de Nueva York sobre los correos electrónicos, un caso que el presidente Richard Grasso quería resolver rápido para mejorar su imagen.