_
_
_
_
Nombramiento

El ex presidente de Citigroup toma las riendas de la Bolsa de Nueva York

Estamos muy agradecidos de que John haya aceptado nuestra oferta de convertirse en el presidente interino de la Bolsa e Nueva York' afirmó Laurence Fink, presidente de la gestora BalckRock, a quien se encargó la misión de encontrar un nuevo responsable para el mercado de valores. Una tarea nada fácil, ya que con anterioridad al menos otros cinco candidatos habían rechazado la proposición.

El nombramiento de Reed, de 64 años, ha resultado una sorpresa en círculos bursátiles por su condición de independiente. Desde diversos ámbitos se había presionado para que el cargo lo asumiera un independiente que estuviera dispuesto a afrontar la reforma de la institución. El ex directivo de Citigroup dijo que sólo había estado una vez en la Bolsa y que no conocía a su antecesor, pero que pronto se reuniría con él.

John Reed dimitió de su cargo como copresidente de Citigroup en abril de 2000, tras una disputa interna, y cedió el todo el control a Sanford Weil. Desde su retirada, Reed ha impartido clases de gestión en el Instituto tecnológico de Massachussets y ha sido consejero del grupo tabacalero Altria, cargo que dejará para asumir la presidencia del mercado. También ha trabajado para una asociación benéfica, la fundación Spencer.

El responsable llega a Nueva York en una semana, lo que retrasará la presentación del informe del comité del gobierno, previsto para el 2 de octubre

El nuevo presidente de la Bolsa evitó hacer ningún comentario sobre la paga que recibió su predecesor. Eso sí, John Reed se apresuró a hacer público su sueldo, ganará un millón de dólares. Los detalles de la retribución recibida por el anterior presidente provocaron su dimitir la pasada semana. Grasso reveló que recibía un salario de unos 140 millones de dólares, lo que levantó las protestas de accionistas y firmas de intermediación, después de los escándalos del pasado año por el pago excesivo a los directivos.

Reed afirmó a través de videoconferencia (dijo encontrarse en una isla cerca de Francia) que su cargo es 'interino' y que será cuestión de 'meses más que años'. El nuevo presidente aseguró que llegará a Nueva York en una semana. Por ello, Carl McCall, responsable provisional del mercado, dijo que se retrasará la presentación de las recomendaciones para la mejora del gobierno corporativo ante el organismo regulador (SEC por las siglas en inglés), en principio previstas para el 2 de octubre.

El nuevo responsable de la Bolsa reconoció que su objetivo principal durante el tiempo que se mantenga en el cargo será ayudar a encontrar un responsable permanente para el mercado. Además, en un comunicado, Reed afirmó que las 'reformas que propondremos son críticas en este momento de crisis. Espero trabajar con Bob Britz, Cathy Kinney y el resto del equipo de gobierno de la Bolsa en las próximas semanas para asegurar que las reformas se lleven a cabo'.

El nombramiento ha sido acogido con optimismo por William Donaldson, presidente de la comisión del mercado de valores. 'Me complace que adopte esta actitud crítica . (Reed) es independiente, tiene mucha experiencia y posee unas credenciales impecables, lo que será crucial para su trabajo en la Bolsa, donde asegurará el mejor modelo de gobierno corporativo' afirmó Donaldson.

Otros dos directivos en el punto de mira

La marcha del presidente y consejero delegado de la Bolsa de Nueva York, Richard Grasso, deja en una posición delicada a Caherine Kinney y Robert Britz, dos de los altos ejecutivos del mercado. Según miembros de la Bolsa, los dos ejecutivos, subordinados de Grasso, compartían el mismo sistema de retribución que le reportó a su anterior jefe una paga de 140 millones y que provocó su dimisión.'Es un problema político' aseguró a Bloomberg Peter Sullivan, antiguo directivo del mercado que posee uno de los 1.366 asientos de la Bolsa.En 2002, Kinney y Britz ganaron 3 millones de dólares cada uno en incentivos y otros 2,3 millones en el mismo concepto por el año anterior. Además se les aplicó el mecanismo que permitió la paga millonaria a Grasso. El comité de salarios de la Bolsa, elegido por Grasso hasta junio, dio el visto bueno a las retribuciones.La Bolsa de Nueva York no ha revelado los pagos que reciben Kinney y Britz. El mercado se había negado a hacer pública también la retribución de Grasso hasta que la SEC hizo un requerimiento formal. Los inversores consideran que la falta de transparencia de la Bolsa le resta poder moral para exigir los mismos datos a las empresas que en ella cotizan.

Tres años retirado de la vida pública

Nacido en Chicago en 1939, cursó estudios de ingeniería y administración de empresas en el insituto tecnológico de Massachusetts.Se incorporó a Citicorp en 1965 y en 1984 se convirtió en su presidente.Tras la fusión de Citicorp y Travelers en 1998, Reed compartió presidencia con Sanford Weil. Dimitió en 2000 y se retiró de la vida pública.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_