EDITORIAL

...y el factor chino

En este escenario de incertidumbre, el comportamiento de la economía china emerge como un factor decisivo para la economía global en los próximos meses. El gigante asiático ha dejado atrás los efectos de la neumonía atípica y el repunte que experimenta el consumo puede llevar a la economía a recuperar crecimientos del PIB próximos al 9%. China y el resto de Asia pueden salvar un año de perspectivas 'decepcionantes' para el comercio global, según la Organización Mundial del Comercio (OMC). Sólo el tipo de cambio empaña el brillante expediente chino. Estados Unidos exige a las autoridades de Pekín que aprecien su divisa, vinculada al dólar, una cuestión que amenaza con tensionar las relaciones entre los dos gigantes.