Sanción

La Audiencia revoca la multa de Fomento a Iberia al juzgar justificados los paros de julio de 2001

La Audiencia Nacional ha revocado la sanción impuesta por el Ministerio de Fomento a Iberia por la suspensión de operaciones llevada a cabo por la aerolínea el 13 de julio de 2001, al considerar que "la decisión fue proporcionada y justificada ante una situación en que la seguridad de vuelo podía verse comprometida", según la sentencia dictada el pasado 17 de junio por la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional.

Poco antes de la madrugada del 13 de julio de 2001, en pleno conflicto con el Sindicato de Pilotos de Lineas Aéreas (Sepla), Xabier de Irala decidía suspender todos los vuelos de Iberia tras la dimisión de 99 de los 208 cargos operativos de la Dirección de Operaciones de la compañía. El cese de actividades de la aerolínea se prolongó desde la medianoche hasta las 05:25 de la madrugada, momento en el que los pilotos dimisionarios reafirmaron su compromiso con la empresa.

Meses después de esta suspensión, el Ministerio de Fomento resolvió sancionar a la aerolínea alegando la comisión de 26 infracciones tipificadas en la Ley 48/1960 de Navegación Aérea, imponiéndole una multa total de 137.030 euros. En la primera de estas 26 supuestas infracciones, Fomento sancionó a la aerolínea "por no comunicar con la suficiente antelación la modificación sustancial de las operaciones", mientras que de las 25 restantes, cuatro fueron por los vuelos retrasados por esta decisión y las otras 21 por "negar sin fundamento el libre acceso del público a la utilización de sus servicios".