Televisión

Groupe Canal Plus ejercerá en solitario sus derechos en Sogecable desde el año próximo

Groupe Canal +, filial de Vivendi Universal, ha notificado que no tiene intención de renovar el acuerdo de accionistas que tiene suscrito con el Grupo PRISA en la española Sogecable. Los dos grupos de comunicación firmaron en 1999 un pacto por el que ejercen conjuntamente sus derechos políticos. El trato ha sido renovado en dos ocasiones y seguirá en vigor, eso sí, hasta que concluya este año. Por lo tanto, Groupe Canal + actuará por cuenta propia en el máximo órgano de dirección de la sociedad a partir del 1 de enero de 2004 y podrá disponer libremente de sus acciones.

Sogecable es la propietaria del canal de televisión privado Canal + España y de la plataforma digital Canal Satélite. La empresa, además, se encuentra a punto de cerrar el proceso de fusión con su hasta competidor Vía Digital, que se abrió hace algo más de un año. Cuando culmine, Groupe Canal + controlará un 16,38% de la sociedad, el mismo porcentaje que PRISA; la hasta ahora propietaria de Vía Digital, Telefónica, poseerá el 23%.

No obstante, Telefónica, en las negociaciones de la fusión renunció ejercer los derechos políticos del exceso que resulte sobre los otros dos socios en el momento del canje. De esa forma, la operadora tendrá una presencia en el consejo de administración de Sogecable similar a la del resto de accionistas de referencia, en torno a cinco representantes.

PRISA 0,58 3,94%

La rescisión del pacto coincide con las noticias de que Vivendi Universal estudia la venta de diversos activos para reducir sus obligaciones. De hecho, el grupo está inmerso en un proceso de desinversiones desde que en julio 2002 llegara a la presidencia Jean-René Fourtou. Así, el año pasado vendió sus editoriales en Europa y Latinoamérica a Lagardère por 1.250 millones de euros, la cadena de televisión la italiana Telepiù al magnate Rupert Murdoch por 1.000 millones, y el 20,4% de Vivendi Enviroment a EDF por 1.856 millones. Además, ha manifestado su intención de encontrar un comprador para la antigua Universal y trascendió que negociaba la venta de Universal Music a Apple por 5.500 millones.

Esta política le ha permitido reducir las pérdidas un 60,9% en el primer trimestre de este año hasta 319 millones; de igual forma, ha conseguido reducir la deuda desde la llegada de Fourtou desde 35.000 millones hasta 14.000 en mayo de este año.