Oriente Próximo

Powell reclama cambios a Siria ante la dinámica de la región

Powell se entrevistará en Damasco con el presidente sirio, Bachir el Asad, después de visitar Albania en una gira que comenzó ayer en Madrid y termina el próximo domingo, tras haber visitado también Líbano. El secretario de Estado reconoció que no espera resultados concretos de esta gira, pero sí admitió que comunicará una idea a las autoridades sirias: Oriente Próximo ha cambiado y deben actuar conforme a la nueva situación de la región. 'Espero entablar una conversación franca y abierta (...). Van a tener un nuevo vecino en referencia a Irak y vamos a sugerirles que con la Hoja de Ruta y Abu Mazen como primer ministro palestino la dinámica que hay encima de la mesa es distinta', adelantó Powell.

Es la primera vez que el Gobierno de EE UU mantiene un contacto de alto nivel con las autoridades sirias desde la guerra de Irak. La oposición de Damasco al conflicto armado en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU perjudicó las relaciones entre ambos países. En las últimas semanas, Washington ha lanzado advertencias al país árabe, a quien acusa de disponer de armas de destrucción masiva, potenciar el terrorismo islámico y acoger a los iraquíes huidos próximos a Sadam. Acusaciones que el Gobierno sirio ha rechazado.

El jefe de la diplomacia estadounidense subrayó la importancia que tendrá en todo Oriente Próximo la Hoja de Ruta, surgida del llamado Cuarteto de Madrid (EE UU, Rusia, la UE y la ONU) para impulsar el proceso de paz en Oriente Próximo y entregada el miércoles a las autoridades israelíes y palestinas.

Sin embargo, la violencia no ha hecho más que aumentar en los últimos días. En la madrugada del miércoles un atentado suicida se cobró la vida de tres israelíes en Tel Aviv y ayer la incursión del Ejército israelí en el barrio de Sayaíe dejó 13 muertos y más de 65 heridos.

Powell señaló que la violencia no debe interrumpir el proceso marcado por la Hoja de Ruta. 'No podemos permitir que esto contamine el proceso (...) Ha llegado el momento de que Sharon y Abu Mazen sigan adelante para encontrar un camino pacífico, pese a los actos de violencia de los últimos días', dijo.

Conferencia de paz

No obstante, reconoció que aún es pronto para hablar de una conferencia de paz, que consideró 'prematura'. Ante la pregunta de si España sería un buen lugar para celebrarla, el secretario de Estado señaló que ya se ha comprobado que sería 'un candidato muy importante a tener en cuenta', aunque 'no sería una decisión de EE UU, sino del Cuarteto EE UU, la UE, Naciones Unidas y Rusia y las partes'.

Ante el ofrecimiento de Francia de acoger la hipotética reunión, Palacio afirmó que no existe 'ninguna rivalidad' con el país vecino.

En lo referente a las rivalidades surgidas en el Consejo de Seguridad de la ONU por la guerra en Irak, Powell y Palacio hablaron de dejarlo atrás y mirar hacia el futuro. El diplomático estadounidense requirió la participación de la Unión Europea para reconstruir el país y reiteró que EE UU no se opondrá al Gobierno que elijan los iraquíes, aceptando que es un país musulmán.

Powell aprovechó su visita para dejar evidencia de las buenas relaciones que hay entre los Gobiernos español y estadounidense. 'La relación bilateral ha sido fuerte, sigue siendo fuerte y será fuerte en un futuro', dijo. El secretario de Estado alabó la posición del Gobierno español durante la guerra, en particular la de Aznar, con quien se reunió anoche para cenar.