EE UU

El fin de la guerra dispara la confianza de los estadounidenses

Alan Greenspan, comparece hoy ante el Congreso para testificar sobre política monetaria y su opinión sobre la economía. A la espera de lo que el presidente de la Reserva Federal diga, los que se han manifestado son los consumidores, que en la encuesta mensual del Conference Board muestran cómo su confianza se ha disparado en abril, muy por encima de las previsiones. El índice pasó de los 61,4 puntos en marzo, el más bajo desde octubre de 1993, a los 81 puntos en el mes que acaba, y en el que se ha dado por exitosa la ocupación de Irak.

El dato ha sorprendido a los analistas que habían esperado una lectura positiva pero en los alrededores de los 70 puntos. Los casi 20 puntos de aumento es el mayor salto registrado en un mes desde que finalizara la primera Guerra del Golfo y muestra un mejor sentimiento por la caída del precio del petróleo y el repunte de Wall Street.

El informe del Conference Board, que estudia las perspectivas presentes y futuras, muestra un avance de ambas y una mejor percepción del mercado de trabajo. Los consumidores que ven en el mercado 'muchas oportunidades de trabajo' son el 13%, frente al 11,4% del mes anterior, y el 29,5% piensa que es difícil encontrar empleo, el 32,3% en marzo.

Sin embargo, los datos se han recibido con cautela. Y es que si la confianza tiende a reflejarse en las compras, que suponen los dos tercios de la economía del país, en la Pascua no ha habido el alza esperado. Además, si se descontaba una buena lectura es porque en época de posguerra es lo que ocurre hasta que la economía real vuelve a mostrar su cara a los consumidores. Y ésta no es buena aún, y son más los factores negativos que los positivos, aunque la mayor parte de los analistas ya no cree que la Reserva bajará tipos en mayo.

Uno de estos malos datos lo dio a conocer ayer el Departamento de Trabajo al indicar que en el primer trimestre los costes laborales habían crecido un 1,3%, la mayor subida desde junio de 1990, por los aumentos de los seguros y las pensiones. Así las cosas, se estima complicado que se dinamice el mercado laboral en un escenario de bajos precios. El dólar, que había recogido el optimismo inicial por el informe de la confianza, perdía a medio día de ayer un 0,4%, y las Bolsas se mantenían sin tendencia clara.

Por otra parte, la confianza de los industriales franceses continuó su caída este mes, y las perspectivas generales de producción, a juicio de los empresarios, están en mínimos históricos, informó Estadística. También confirmó la caída del PIB en el cuarto trimestre de 2002.